Hacinamiento, el eterno problema penitenciario

El 78% de la población penitenciaria está con procesos sin definir. En la actualidad existen alrededor de 12.000 personas privadas de libertad, de las cuales 9.000 tienen prisión preventiva. Este hecho acrecienta el hacinamiento en los penales.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/VTOJYYMMYJBDNAJ4CD3CICLYIA.jpg

El sistema penitenciario es depositario de personas y no animales que se pueden hacinar como en un gallinero”, es uno de los puntos criticados por la Coordinadora de Sindicatos Penitenciarios luego de que seis personas fallecieran en un incendio ocurrido en el penal de Tacumbú.

Incluso las autoridades nacionales están conscientes de ello, ya que la propia ministra de Justicia Carla Bacigalupo, reconoció que es urgente que la justicia paraguaya se aboque de lleno a buscar una salida a los procesos judiciales sin definir, problema que aqueja al 78% de la población penitenciaria.

Sin duda alguna, el caso del Penal de Tacumbú es uno de los más representativos en este sentido, ya que la capacidad máxima del recinto, el principal del país, es de 1.500 reclusos, pero en el presidio están encerradas hasta hoy unas 3.346 personas, custodiadas en cada turno por 45 guardiacárceles mal entrenados, según admiten las autoridades del sector.

Uno de los motivos principales de esta superpoblación es la cantidad de presos sin condena. Raúl Caballero, viceministro de Política Criminal, admite que lejos de dar una solución a esta problemática, el aumento de presos en esta situación va en progresivo aumento.

De acuerdo a datos brindados por esta autoridad, en 2010 el 65% de la población penitenciaria no tenía condena; en 2011 el 71%; en 2012 un 72%; en 2013 se mantuvo pero en 2014 subió a 75%, mientras que en 2015 volvió a subir hasta 77%.

En general, las personas privadas de libertad actualmente llegan a 12.221, de las cuales solo 2.755 están condenadas, es decir, un 22,5% del total; sin embargo, son 9.466 personas las que están siendo procesadas, correspondiente al 77,5%.

Sobre la población penal de mujeres, los datos suministrados por el Ministerio de Justicia hablan de que al 31 de diciembre del 2015 se registraban 791 personas privadas de su libertad; así las cifras indican que son 556 las procesadas y 235 las condenadas, siendo aquí la proporción de 70% a 30%, respectivamente.

Los estudios fueron realizados en 2010, sin que todavía esté promulgada la Ley Nº 4.431 (que prohíbe otorgar medidas sustitutivas de prisión a quienes reincidan en hechos delictivos), cosa que ocurrió en setiembre de 2011; en cambio el análisis del número de internos en las cárceles del país realizado en 2015, sí contaba ya con este organismo. En este periodo de cinco años, se notó un aumento del 12% de los internos sin condena.

Partiendo de datos tomados hasta el pasado jueves 10 de marzo del 2016, se tienen en total 12.747 personas privadas de su libertad, de las que están condenadas solo 2.648 correspondiente al 21,06%, disminuyó 1,44% en relación a la cifra anterior; y 10.062 son las procesadas, elevándose la estadística a 78,9%, un 1,4% más que en 2015. De esta manera, que hubo un aumento de 526 personas privadas de su libertad, sin condenas en relación a los datos correspondientes al mes de diciembre del 2015.