Evalúan proyecto para el tratamiento de cáncer en niños

SAN LORENZO. La directora médica del Proyecto My Child Matters (Mi niño ante todo) de la Fundación Sanofi Espoir, Dra. Anne Gagnepain, dijo que Paraguay no tiene nada que envidiar a países de Primer Mundo en cuanto a tratamiento del cáncer en niños.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/NLLHU3B2P5G2XAZCCDF2GQILQU.jpg

Fue tras hacer una evaluación sobre el impacto del emprendimiento en nuestro país mediante el Departamento de Hemato Oncología Pediátrica del Hospital de Clínicas.

Al acto asistieron padres de niños beneficiados con tratamiento, médicos, el decano de la Facultad de Ciencias Médicas, Dr. Laurentino Barrios, y la jefa del departamento de Hemato Oncología, Dra. Angélica Samudio. Con respecto a los avances de la lucha contra el cáncer infantil, la Dra. Gagnepain afirmó que el modelo que se aplica aquí puede ser replicado en otros países de la región y que en la ONU se destacó como un servicio modelo.

Por su parte, el doctor Barrios comentó que My Child Matters (Mi niño ante todo) es un iniciativa implementada por medio de la Facultad de Ciencias Médicas y el Departamento de Hemato Oncología Pediátrica, en Paraguay, desde 2009. Desde dicha fecha fueron beneficiados más de 2.000 niños sin recursos que padecen cáncer.

PUBLICIDAD

Resaltó que tienen una tasa nula de abandono del tratamiento y que pudieron desarrollar cuatro centros de atención regional en el país, como centros satélites de departamento de Hemato Oncología. Asimismo, cuentan con un Hospital Día, donde los niños reciben su tratamiento sin necesidad de quedar internados.

El decano acotó que, mediante esto, actualmente, de 10 niños, ocho logran superar la enfermedad, mientras que antes sólo dos lo lograban. Refirió que con la implementación del trasplante de células madres, que se hace desde el año pasado, avanzarán aún más.

Por su parte, Zárate, padre de una niña de 4 años en tratamiento desde hace un año, dijo que llegó con muchos prejuicios a Clínicas, donde encontró un montón de profesionales, padres y fundaciones dispuestos a dar lo mejor de sí para ayuda al tratamiento de cada pequeño. Afirmó que sus amigos le recomendaron llevar a su hija a Brasil, Argentina e incluso a Estados Unidos.

Sin embargo, dijo que encontró en el Departamento de Hemato Oncología un grupo profesional muy calificado y, sobre todo, humano, por lo que está muy agradecido. En medio de lágrimas dijo que vio a doctores donando sangre a pacientes, a médicos que cuando faltaba algún medicamento y la necesidad era urgente, de sus bolsillos hacían contribución para adquirir el fármaco y hasta les obsequiaban dibujos para pintar a su hija.

Mencionó que si tuviera que pedir algo a las autoridades sería que provean todas las herramientas necesarias a los médicos para que puedan hace su trabajo sin frustraciones. A los médicos pidió que sigan capacitándose e investigando para hacer que el tratamiento sea menos doloroso para los niños.

Durante el acto, se realizó el descubrimiento de placa con el nombre de la doctora Anne Gagnepain, quien quedó gratamente sorprendida.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD