Extraditaron a supuesto homicida

CIUDAD DEL ESTE. Tras ser detenido en Argentina, el supuesto autor de un homicidio fue extraditado este sábado para ser puesto a disposición de la Justicia en nuestro país. El extraditado es Antonio Esteche Acosta, paraguayo, de 31 años.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/F26QWLDT2NCBZKDWH4XXDWYZPY.jpg

El hombre está sindicado de ser el supuesto autor de la puñalada que le costó la vida a Juan Espínola, hecho ocurrido el 2 de febrero pasado, alrededor de las 03:40, en el kilómetro 5,500, barrio La Blanca. Esteche Acosta fue traído por agentes de Interpol desde tierras porteñas directamente hasta la Jefatura de Policía del Alto Paraná. Allí fue “recibido” por familiares del joven asesinado, entre los que se encontraba la mamá. Ella, en un descuido de los uniformados, lo tomó del cuello y llorando le reclamó lo que hizo.

Tras cometer supuestamente el asesinato, Esteche había escapado hacia Argentina, ingresando por la fronteriza Puerto Iguazú. Pero en abril él fue encontrado en Paso del Rey, provincia de Buenos Aires, donde trabajaba, a partir de un trabajo conjunto entre los policías de la oficina regional de Interpol en Ciudad del Este, a cargo de Luis Benítez, y sus pares porteños.

La extradición fue dispuesta por el juez federal de Morón, Juan Pablo Salas y la orden se cumplió entre el viernes a la noche y la mañana de este sábado. El hombre llegó a nuestro país por avión, aterrizando en el aeropuerto Silvio Pettirossi, desde donde los agentes de Interpol lo llevaron hasta la Jefatura de Policía del Alto Paraná. Luego de los trámites en el lugar, fue remitido a la Penitenciaría Regional.

En Ciudad del Este, Esteche está siendo procesado por la jueza penal de Garantías 5, Cinthia María Garcete, por homicidio doloso. Al llegar a la Jefatura de Policía, El hombre fue recibido por un grupo de familiares de Juan Espínola. La mamá, Nicolasa Espínola, logró escabullirse entre los policías y llegar hasta el detenido, tomándolo del cuello mientras le reclamaba a llantos lo que había hecho. Los agentes debieron separarla y aislar al extraditado para evitar más inconvenientes.

Con carteles que rezaban, por ejemplo, “Pena Máxima Para el Asesino”, los familiares protestaron tanto en la Jefatura de Policía como frente a la Penitenciaría Regional. “Estoy completamente destruida. Lo único que queremos es justicia. Le dejaron a mi nieto sin padre”, exclamó entre sollozos Nicolasa Espínola.

Según la Policía Nacional, el 2 de febrero, Juan Espínola estaba ingiriendo bebidas alcohólicas en casa de un vecino y cuando salió de allí junto con otras personas, fue interceptado por Oscar Esteche, quien le aplicó una puñalada debajo de la axila izquierda para luego escapar. Espínola falleció minutos después, incluso cuando paramédicos intentaron reanimarlo.

Nicolasa afirmó que su hijo era muy buena persona y le había dado trabajo a Esteche porque era su vecino y quería ayudarlo, pero éste le robó una cámara y Juan se lo reclamó, lo que hizo enojar a Esteche.