Fiscal cajonea caso de violencia familiar en Caazapá

CAAZAPÁ. Denuncian a la fiscala Laury Vázquez por canjonear una demanda por violencia familiar y que la víctima sigue en peligro porque el caso está quedando impune. La fiscala negó la acusación, pero no quiere hablar del caso.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZAQFBLB33FFXNP6LHSCT3RHLFQ.jpg

El poblador caazapeño Antonio Cáceres Colman, de 82 años de edad, denunció que fue víctima de violencia familiar perpetrado por sus primos hermanos, Celso y Elvio Colman, en abril pasado y la denuncia se encuentra estancada en el Ministerio Público, especificamente en la unidad fiscal a cargo de Laury Vázquez de Brizuela. Miestras, sus presuntos agresores siguen amenazándolos, afirma.

El poblador relató que el pasado 2 de abril fue víctima de la violencia familiar a cargo de sus propios primos hermanos quienes se molestaron con él por haber exigido la devolución de una suma millonaria de dinero (G. 40 millones) que había prestado a unos de los agresores, Elvio Colman. En vez de devolver el dinero fueron a agredirle con golpes en el rostro y otras partes del cuerpo y la casa no fue a mayores porque testigos del hecho intervinieron para defenderlo.

Pero lo grave del caso es que la fiscal del caso Laury Vázquez cajoneó la denuncia presentada por más de cinco meses y recién después de denunciar el hecho ante el fiscal adjunto Celso Sanabria, imputó a sus agresores, el pasado 3 de setiembre, pero llamativamente no pidió medidas cautelar contra los procesados. Es crimen la violencia familiar debe solicitar prisión para los imputados, señaló nuestro entrevistado.

PUBLICIDAD

Cáceres Colmán siguió diciendo que prácticamente la fiscala fue obligada a imputar porque recurrimos ante el fiscal adjunto de Villarrica, pero no pidió la prisión de los mismos, pese a que la violencia familiar es un crimen, volvió a indicar.

"Pero lo más grave del caso es que sigo a merced de mis victimarios porque ellos viven prácticamente en la misma cuadra y sus hijos viven inclusive en mi casa y me amenazan continuamente", contó. Cáceres Colmán exhibió un dictamen de la psicóloga del Ministerio Público, Lucia Veronica Rivas, donde se constata daño psicológico, post ataque, pero eso a la fiscala no le importa.

Más adelante relató que todo el origen del problema familiar es el dinero. Contó que hasta hace dos años atrás, vivía en la ciudad de Encarnación, donde un día antes de mudarse a su Caazapá natal fue víctima de un asalto y llamativamente según la investigación los forajidos fueron desde Caazapá para cometer el delito.

El mismo teme por su vida, que el dinero conseguido por la venta de su casa de Encarnación ya fue rapiñado por sus parientes y que quieren seguir sacándole bienes, como ser la casa que mandó a construir en Caazapá. 

La casa fue construido por Celso Colmán con dinero que él le dio pero el terreno había sido estaba a nombre de su pariente (Celso) y ahora soporta una demanda de desalojo.

Cáceres Colmán explicó que es viudo y que desde que se mudó a Caazapá su vida se conviertió en un infierno y las autoridades no hacen nada para protegerlo.

La fiscal denunciada Laury Vázquez de Brizuela al ser consultada dijo que el señor tiene el derecho de recurrir a donde quiera pero que su caso se está procesando conforme a la ley y después prácticamente no permitió que se le haga más consulta sobre la denuncia. No quiso responder por que tardó cinco meses para imputar a los denunciados, por ejemplo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD