“Fotomulta” sigue en estudio

El anunciado proyecto de control electrónico del tránsito, conocido como “fotomultas”, sigue en estudio, por lo que es prematuro anunciar su funcionamiento, aseguró el director de la Patrulla Caminera, Luis Christ Jacobs.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UYUJWY6L4JFEVJE2K7IP32C2GA.jpg

Pese a que en 2014 se había anunciado la puesta en funcionamiento para el 2015 de las fotomultas, el sistema “apenas se encuentra en estudio de prefactibilidad”, dijo a ABC Color el titular de la Caminera.

En cuanto al tratamiento popular que se le da al sistema, criticó que sea considerado como “fotomulta” pues explicó que su finalidad no es el de recaudar, y sostiene que desea que sea considerado como lo que es, un control electrónico de tránsito a través de cámaras.

Precisó que es muy anticipado hablar sobre los sitios donde se podrían colocar las cámaras, ya que eso se podrá conocer una vez que se tengan los resultados de dicho estudio, no obstante, sostuvo que desea que sean instaladas en las principales avenidas.

PUBLICIDAD

Con la promulgación de la Ley 5.016, “Nacional de Tránsito y Seguridad Vial”, se estableció la aplicación de tecnologías como sistemas de filmación y radares de última generación para un control más efectivo del tránsito. En ese sentido, la Caminera ya cuenta con modernos radares que registran los excesos de velocidad.

En el año 2012 la Sala Constitucional de la Corte Suprema confirmó la ilegalidad de las fotomultas que se aplicaban en las ciudades de Ñemby, Ypacaraí, Coronel Oviedo y Hernandarias, explotada por la empresa privada Sertrán.

Esta decisión fue tomada con base en el artículo número 12 de la Ley Orgánica Municipal, N° 3966/2010, que prohíbe expresamente a las municipalidades y otros realizar controles de tránsito en las rutas nacionales e internacionales, que son jurisdicción de la Patrulla Caminera.

Conforme los antecedentes, dicha empresa instaló, cámaras en los semáforos que cruzan por Ñemby, Ypacaraí, Coronel Oviedo y Hernandarias y controló el cruce de la luz roja, cobrando más de G. 1.000.000 a los supuestos infractores. Gracias a la recaudación, posteriormente colocó radares en las rutas y comenzó a cobrar a los que excedían la velocidad, que no superaban los 50 a 60 km, sistema se control que se convirtió en un gran negocio.

Según estimaciones, Según un informe que fue solicitado por la Cámara de Diputados y elevado por la Comuna de Ñemby, en el 2009 la empresa Sertrán recaudó en concepto de infracciones de tránsito en la zona G. 3.248 millones y la Municipalidad se quedó con solo G. 759 millones.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD