“Esta niña se convirtió en un útero”

La senadora Esperanza Martínez, médica de profesión, criticó duramente que se olvide el aspecto psicológico, sentimental y social de la niña de 10 años embarazada y simplemente se discuta si su útero es capaz de soportar el parto.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/QCN2MNVZENGQZHFL545RRPYOX4.jpg

“Esta niña se convirtió en un útero, en un canal de parto, y se discute hasta cuándo ese útero, ese canal de parto va a sostener la viabilidad del embarazo”, sentenció la senadora, quien criticó duramente al ministro de Salud, Antonio Barrios, a la Universidad Nacional de Asunción y a la Universidad Católica de Asunción, por discutir sobre la preparación física de la niña abusada sexualmente por su padrastro y que ahora sobrelleva un embarazo de cinco meses.

Dijo que no se les puede permitir a las facultades de medicina ni al ministro etiquetar a las niñas y a las mujeres como algo que sirve para parir, como un útero simplemente. Dijo que "debemos entender que esta niña tiene sentimientos y tiene derecho a una sobrevida espiritual y social, tiene derecho a poder formar una familia como ella elija y todo eso hoy está truncado por el embarazo producto de una violación que el Estado permitió, ya que hubo denuncias previas el año pasado".

“Suelo intervenir no muy frecuentemente y les pido que me dejen explayar porque tengo una indignación muy grande, tengo un dolor muy grande, porque soy madre también y tuve la gloria de tener tres hijos que yo elegí tener”, dijo la senadora poco después de tomar la palabra.

PUBLICIDAD

La exministra de Salud interpeló al ministro a fin de que cambie su lógica. Destacó que cada vez aparecen más casos de niñas y niños abusados, muertos por desnutrición, maltratados y, simplemente, pasan a formar parte de estadísticas porque no se toman las decisiones que se deben tomar desde el Gobierno.

“Debemos dejarnos de esta hipocresía de que no podemos discutir sobre su sexualidad en las escuelas”, dijo e insistió en que se debe enseñar a las niñas y a los niños cómo identificar y defenderse de esos abusos. "Hay que explicarles a los niños y niñas qué significa que su papá, su hermano, su primo o cualquier persona le toquetee", expresó.

La niña de 10 años no pesa más de 35 kilos. Su madre está presa por complicidad, ya que la menor fue abusada sexualmente presuntamente por su padrastro, quien se encuentra prófugo. Medios de todo el mundo se han hecho eco del caso, que preocupa y alarma. El senador Carlos Filizzola, también médico de profesión, solo para ejemplificar comentó que desde 2006 hasta 2009 hubo 2.074 nacidos de niñas de 10 a 14 años. Martínez dijo que estas son las personas del futuro Paraguay y que el Estado debe hacerse responsable.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD