Ministro promete enviar aulas móviles

El ministro de Educación, Enrique Riera, prometió que hoy enviará aulas móviles a las escuelas de Ypané donde los alumnos dan clases al aire libre, bajo un toldo, a raíz de las precarias infraestructuras.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZJ76HMTE6VH5NL25LL4GMK7FNQ.jpg

“Vamos a responder hoy”, dijo Enrique Riera en conversación con ABC Televisión este lunes. De esta forma anunció el envío de aulas móviles para las escuelas clausuradas por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) en donde los alumnos dan clases al aire libre, bajo un toldo, o en la sede de la Dirección.

Los centros educativos son: la Escuela Básica Nº 6.931 “Futuro de la Patria”, de la zona de Ytororõ, con un aula inhabilitada; Básica Nº 5.599 “San Pedro Apóstol” del barrio Chaco’i, con tres aulas, y la Nº 3.685 “Virgen del Rosario”, de Rosado Guasu, con dos salas inhabilitadas. “Creemos que antes de dejar el ministerio, en los próximos 700 días, vamos a arreglar gran parte de lo que se ha caído”, agregó el ministro, quien refirió que el MEC tiene un equipo de unas 40 aulas móviles para paliar este tipo de situaciones de forma momentánea.

Riera dio estas declaraciones durante la inauguración de las mejoras edilicias en la Escuela Básica Nº 962 Francisca Eloísa Duarte, en donde el dinero provino de donaciones hechas por funcionarios del Banco Central del Paraguay, en el marco de la campaña “Construyendo Juntos” del programa de Responsabilidad Social del BCP.

“Creo que tiene una instalación de primer mundo. Tienen un split en cada aula. Un comedor de primera. Lo hicieron en la más absoluta humildad y silencio. Creí que fue el que hizo el BCP el que dio la plata; pero fueron los funcionarios, más de 900, los que hicieron el esfuerzo. Si tuviéramos 3.500 grupos como este no tendríamos problemas. Son cuatro pagos de G. 160 millones (los que hicieron)”, manifestó sobre este punto.

El ministro Riera pidió disculpas por incitar a los estudiantes a que le arrojen botellas de agua el pasado viernes, durante la manifestación de alumnos de colegios secundarios.

“Hay que rectificar, cuando uno se equivoca hay que asumir y aceptar con franqueza, con humildad. Nosotros estamos muy expuestos, a mucha presión, a mucho desgaste. No siempre uno mide las palabras y sus consecuencias. Uno reacciona como cualquier mortal. Los ministros, diputados, senadores estamos sometidos a una presión extraordinaria. Cuando ellos tienen la grandeza de pedir disculpas yo hago lo propio, es lo mínimo que puedo hacer. ‘Yo vengo del Mopoco. En aquella época me enfrentaba a las cachiporras y ahora a los botellazos’, eso fue lo que dije. Ahora soy ministro y tengo que darme cuenta de eso”, concluyó.