Movimiento pro vida, en contra de Pacto Migratorio

El “Movimiento con mis hijos no te metas Paraguay” solicitó al Ejecutivo que nuestro país no se adhiera al Pacto Mundial Migratorio, porque dicen por este medio se obligaría a modificar las legislaciones para incluir la igualdad de género.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/CNIDTMF45JA6BIGOUEAO3AXHOY.jpg

El “Movimiento con mis hijos no te metas Paraguay” emitió una nota dirigida al presidente Mario Abdo Benítez en la cual rechazan rotundamente la adhesión del Paraguay en la firma del Pacto Mundial Migratorio de la Organización de las Naciones Unidas, que será firmado en Marruecos este 10 de diciembre.

La organización afirma que uno de los postulados de este pacto obliga al Paraguay a incluir la perspectiva de género en nuestra legislación interna, al igual que la igualdad de género, “eufemismos para llamar a la ideología de género”. “Convirtiéndose de esa manera en una circunstancia atentatoria a los intereses del pueblo paraguayo, sin que hayamos dado nuestro consentimiento para asumir dicho compromiso”, alegan.

Además, señalan que implicará necesariamente modificar el Presupuesto General de la Nación para incluir todos los servicios a los refugiados, como cobertura médica, vivienda y alimentación.

PUBLICIDAD

Asimismo, dicen que este pacto posibilitará el ingreso a nuestro país de grandes cantidades de refugiados con culturas y costumbres que “chocan” con las nuestras. “Siendo este uno de los causantes de los mayores problemas que actualmente atraviesa Europa, que ha recibido a millones de refugiados con culturas distintas a la suya y que ha causado graves problemas de convivencia social con comunidades enteras que atentan contra la paz social, atacando a su población originaria”, cuestionan.

Finalmente, afirman que este compromiso es “inconstitucional, antipatriota y atentatorio contra el pueblo paraguayo”, por lo cual solicitan al Presidente de la República que nuestro país no se adhiera al pacto.

Países como Estados Unidos, Italia, Australia o Israel, además de varios centroeuropeos (todos ellos "receptores netos" de emigrantes) anunciaron que no se adhieren a este pacto porque temen una pérdida de soberanía o cuestionan el hecho de que el documento no distinga entre emigración legal e ilegal.

Los representantes de la ONU, defensores del pacto, afirman que el documento no contiene obligaciones específicas y por ende no atenta contra las soberanías nacionales. 

Según la agencia de noticias EFE, el primer Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular fue alcanzado en julio pasado en la Asamblea General de la ONU por todos los Estados miembros de ese organismo, con la única excepción de Estados Unidos.

El documento consta de 23 objetivos, entre los que se encuentran garantizar un regreso seguro y digno a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes se enfrentan a un riesgo real y previsible de muerte, tortura u otros tratos inhumanos.

Intentamos contactar con el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Castiglioni, y el vicecanciller, Hugo Saguier, para confirmar si nuestro país va a adherirse o no al pacto pero no logramos contactar hasta el cierre de la nota. Hasta el momento, no hay ninguna comunicación oficial desde el Gobierno respecto a este acuerdo internacional. 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD