Nueva forma de extorsión

Un audio difundido revela una nueva manera de extorsión telefónica, en la cual el criminal, que se hace pasar por un líder del EPP, hace gala ante la víctima de su manejo de datos precisos y personales para luego amenazarla de muerte si no abona un monto.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2D3WA5GKPVG3VBCLAL7KJYVYW4.jpg

El archivo contiene 38 minutos de audio y recoge parte de la llamada que recibió una funcionaria pública del departamento de Itapúa - cuyos datos omitimos por cuestiones de seguridad - el pasado miércoles 31 de agosto, por parte de un hombre que se identifica como “Don Manuel” y dice ser proveniente de Azotey, zona norte de Concepción.

"Don Manuel" primero menciona a uno de sus superiores y luego nombra a dos personas más (conocidas de la víctima), en un intento por entrar en confianza y hacerle saber que conoce mucho sobre ella. Tras esto le dice que estas personas lo contactaron directamente para ofrecerle una oferta de negocio, momento en que empieza a infundir miedo. “Voy directamente con usted: soy Manuel Cristaldo Mieres, alias el Comandante, líder del EPP; le está hablando directamente el cabecilla principal de la banda”.

Tras presentarse con su supuesta verdadera identidad, el hombre empieza a amenazar a la funcionaria en guaraní, pero esta la interrumpe diciéndole que no maneja bien el idioma, que hace que el desconocido pierda la paciencia: “Si vos abrís tu boca, si vos cortás tu teléfono, o alguien escucha nuestra conversación... Vos tenés una familia hermosa, entendés, y no vamos a perdonarte una equivocación y vas a pagar con sangre de tu familia; te soy directo”.

Es en este momento en que la víctima se siente intimidada, más aún cuando el hombre detrás del teléfono inyecta más miedo con la historia en que incluso policías están confabulados y que una patrullera del Sistema 911 está a 300 metros de su vivienda lista para actuar. “No te vamos a hacer nada en forma injusta, tenemos nuestra ideología”, afirma el hombre pero la desafía a que si quiere una prueba de que “hablan en serio” los policías iban a acribillar su casa.

PUBLICIDAD

Acto seguido le explica que uno de sus superiores es quien quiere arruinar su vida y que los policías cerca de su casa tienen un sobre con un disco dentro que contiene “la prueba”, un video en el que se menciona al funcionario en cuestión explicando los motivos del contrato al EPP.

Entre amenazas del desconocido y el llanto de la víctima, le exigen la suma de G. 3.000.000 a cambio de dejarla tranquila y entregarle la supuesta evidencia. Como la mujer le dice que no tiene ese dinero, el extorsionador la tranquiliza y le pide que le diga cuánto dinero tiene, a lo que responde que solo cuenta con G. 200.000, cantidad que le solicita le haga un giro, pero sin cortar la llamada y siempre bajo amenazas.

Mientras la mujer busca un lugar desde donde hacer la transferencia de dinero, el extorsionador sigue presionándola y jugando con su miedo, para luego recordarle que deberá sacar dinero de donde sea hasta cubrir el monto inicial solicitado. El audio concluye cuando aún la mujer está en busca de un sitio para hacer el giro al desconocido.

Cada tanto el supuesto líder del EPP incurre en algunas incoherencias entre sus amenazas, algo que aparentemente la víctima - presa del terror - no nota y cuando esta parece ir calmándose regresan las amenazas. El pedido de dinero por “dejarla tranquila”, además de aceptar solo la suma de G. 200.000 en primera instancia, recuerdan a las llamadas extorsivas desde las cárceles que desde hace algunos años empezaron a ponerse de moda, solo que en esta ocasión el engaño fue mucho más elaborado.

PUBLICIDAD

La llamada se inició poco después del mediodía de ese día. La denuncia fue radicada en la comisaría jurisdiccional y ya está en conocimiento de la Fiscalía, informó José Rodríguez, corresponsal de ABC Color.

Cuidado con lo que se sube a las redes

La comisario Elisa Ledesma, jefa de Relaciones Públicas de la Policía, dijo a ABC Color que la gente - por lo general, no este caso - sube demasiada información a redes sociales. “Se saca más información de lo que imaginas, de acuerdo a lo que alzas a Facebook”, advirtió.

Recomendó a la ciudadanía no revelar demasiados aspectos de su vida en las redes sociales, porque los criminales pueden utilizar - y lo hacen - esa información para este tipo de extorsiones.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD