Masiva mortandad de peces

El director de Biodiversidad de la Seam, Darío Mandelburger, explicó que la mortandad de peces registrada en la margen costera de los ríos Paraguay y Paraná, se debe a la falta de oxígeno. El fenómeno también se estaría dando en territorio argentino.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/DSVTU26QC5CDDODDSLTLFDTEPA.png

Tras la publicación presentada ayer por nuestro diario sobre la preocupante situación de mortandad de peces en toda la margen costera de los ríos Paraguay y Paraná, hecho que fue denunciado por pescadores de la ciudad de la Villa Oliva, una de las zona afectadas, el director general de Biodiversidad de la Secretaría del Ambiente (Seam), Darío Mandelburger, explicó que el fenómeno se atribuye a la falta de oxígeno. Añadió que hay varias hipótesis sobre otros motivos que podrían estar ocasionando este desorden del ecosistema.

El funcionario anunció que contactarán con gente del lado argentino, donde también se estaría registrando el mismo fenómeno.

Como otro de los factores que puede estar ocasionando la muerte masiva de peces en diferentes puntos de la frontera acuática de los ríos Paraguay y Paraná, Mandelburger mencionó los efectos de la subida del río, que conllevan una movida del suelo, y a su vez de los camalotales. Todo esto genera un impacto y da un efecto de ahogamiento a los animales acuáticos, “porque sube esa turbiente por movimientos del agua, toda esa polución genera un inconveniente para los peces”, explicó el funcionario de la Seam.

Agregó que no solo hay surubíes y dorados muertos, “sino también carimbatá, mandi’i y pirañas fueron afectados, pero no en gran composición”.

El director de Biodiversidad hizo una recomendación importante a los pobladores de la zona: “Los peces muertos no deben ser tomados por las personas para su consumo. Mejor dejarlos para que sean carcomidos por su propio habitad”, enfatizó.

ABC Color accedió a un video en el que se observa como en la zona de la represa de Yacyretá, un grupo de hombres, que según nuestras fuentes serían pescadores deportivos “brasiguayos” provenientes de las colonias, aprovechan la situación de los peces para recogerlos con ayuda de una red. Estos hombres, según fuentes de la Seam, practicarían la pesca indiscriminada en la zona.

Con ayuda de la Fiscalía y la Marina se tratará de identificar a las personas que aparecen en el video, informó el corresponsal de ABC Color, Miguel Rodríguez.

En otro material filtrado, también se observa cómo en otra zona lancean a los animales para terminar de matarlos, y llevarlos para el consumo. Sería en la zona Guyrati, en Villeta, donde los pescadores cazan con lanza los peces que salen a la costa. 

El encargado de la Seam mencionó que no se puede establecer si los pescadores se encontraban dentro de la zona prohibida o no, al momento de grabar el video.

Adolfo Von Tumpling ecologista y poblador de Puerto Antequera escribió acerca del alarmante fenómeno que está viviendo el ecosistema, mientras las autoridades responsables de resguardar el medioambiente hacen la vista gorda.

“Por favor, no nos aprovechemos de las circunstancias, seamos responsables”, refirió el poblador, quien describió una investigación ecológica que realizó.

“En lo concerniente a la piscicultura ya en vías de extinción, nuevamente hace unos días en el Norte tuvimos una masiva mortandad de peces que prácticamente pasó desapercibida. El fenómeno afectó a los ríos Siete Puntas, Monte Lindo y Michí, afluentes de la zona del Chaco que en sus buenas épocas oxigenaban al río Paraguay por intermedio del Río Pilcomayo, a través del desaparecido Estero Patiño, hasta la fecha sin solución”, manifestó.

Dijo estar seguro de que “alguna institución del Estado habrá recibido informe sobre esta anomalía, pero no le dieron difusión porque imagino que no contaban con los medios ni la solución”, expresó.

Criticó el hecho de que las autoridades solo esperan que “pase la crisis”, y si no hay muertes humanas, siguen sin hacer nada al respecto.

Enfatizó que la alteración que está sufriendo el ecosistema acuático en esa zona del país requiere de un “seguimiento urgente, caso contrario todo se complicará. No lo digo yo, sino la naturaleza que precisamente está pasando por un mal momento y requiere nuestra ayuda inmediata”, comentó.

Recalcó que cuando “el temporal pasa, queda el daño y eso cuesta mucho repararlo”, y añadió que estas anomalías “seguirán en gradual aumento en todos los rincones del mundo”.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD