Pidió absolución de Bogado

La defensa de Víctor Bogado, a cargo del abogado Óscar Germán Latorre, presentó sus alegatos en favor del senador. Señaló que la contratación de Quintana fue responsabilidad de Franklin Boccia y pidió la absolución de su defendido.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZKDSFBQVDFHCHKGSNXM62HQOHI.jpg

Óscar Germán Latorre, abogado de Víctor Bogado, indicó que hubo un “error de lectura” en la resolución de contratación de Gabriela Quintana, en que figuraba como funcionaria “perteneciente” y no como “permanente” en Itaipú, y que sobre base esa se formó toda la hipótesis sobre los supuestos hechos punibles.

Comentó que no existe documento que demuestre que su defendido solicitó la contratación de Quintana en Itaipú y desacreditó el testimonio de la diputada Celeste Amarilla.

PUBLICIDAD

“La idea de la doble remuneración está descartada ante los distintos testimonios; no existe ningún solo documento que acredite suponer esto”, argumentó.

Según Latorre, el testimonio de Amarilla, la testigo “estrella” de la Fiscalía, solo evidenció la enemistad que tiene con Bogado.

Expresó que la contratación y posterior comisionamiento de Quintana a la Cámara Baja fue una confusión que nada tiene que ver con su defendido.

PUBLICIDAD

Para Latorre, el cobro de doble remuneración es un delito menor que no amerita tanta persecución a su defendido. “Me sorprende la imaginación de la Fiscalía al crear la hipótesis de estafa”, sostuvo.

Además, el defensor coincidió con lo alegado por el abogado de Quintana, quien sostuvo que no hubo ningún doble cobro de honorarios porque Itaipú “no pertenece al Estado”.

“Existe una perversa distorsión de la verdad. La prueba de la Fiscalía es un dato que algún mano negra incluyó en el legajo de Quintana diciendo que es familiar, amiga, niñera de Víctor Bogado”, subrayó Latorre.

“Es imposible creer que alguien con las luces de Franklin Boccia se pueda dejar embaucar por algo así. El engaño que alega la Fiscalía se basa en que Bogado le pidió que contrate a Gabriela Quintana omitiendo informar a Boccia que ella también era funcionaria permanente en la Cámara de Diputados”, comentó, y afirmó que la contratación de Quintana y su comisionamiento fue de exclusiva responsabilidad de Boccia, quien era el director de Itaipú en ese tiempo.

Latorre concluyó sus alegatos diciendo que Bogado nunca obró con mal intención y que la contratación de Quintana fue entera responsabilidad de Boccia.

Solicitó al Tribunal que declare la inexistencia o no comprobación de los hechos punibles de los que se le acusa a su defendido y que se declare la absolución de Víctor Bogado.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD