Poder femenino

Tras años de nula participación en altos cargos de decisión en la conducción del país, en los últimos años hemos visto mujeres al frente de altos cargos públicos en el ámbito judicial, político y empresarial.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/I2AO4U4BQJFG3ITKKT7RBUUUIE.jpg

Más allá de sus actuaciones, que como todo ser humano no está exenta de errores, la participación de mujeres en cargos de liderazgo -aunque muy reducida- implica un avance en lo que respecta a la igualdad de oportunidades.

En el año 2004, la Corte Suprema de Justicia, hasta entonces únicamente integrada por varones, tuvo su primer ministra, la dra. Alicia Pucheta de Correa, quien además es la primera mujer en ocupar el cargo de miembro titular del Consejo Directivo de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Asunción. Hoy, además de Pucheta, también integran la Corte las ministras Miryam Peña y Gladys Bareiro de Módica.

Asimismo, son numerosas las mujeres que se desempeñan como camaristas, juezas, fiscalas y defensoras públicas. De hecho, el Ministerio de la Defensa Pública se “estrenó” con Noyme Yore y la reemplazó otra mujer, Selva Morel. El año pasado, la economista Lea Giménez se convirtió en la primera ministra de Hacienda, como corolario de una destacada carrera internacional.

Soledad Núñez y María Soledad Quiñónez hicieron lo propio al frente de la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat y de la Secretaría Anticorrupción, en ese orden. La Secretaría de Turismo está a cargo de Marcela Bacigalupo, quien reemplazó a Liz Cramer, mientras María Lorena Méndez está al frente de la Secretaría de Defensa del Consumidor. Las carteras de Relaciones Exteriores, Educación, Salud, Justicia, Mujer y Acción Social y el Banco Central del Paraguay, también han estado a cargo de mujeres, al igual que algunas gobernaciones y comunas del interior.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.