Políticos deshonran la memoria de Pablo Medina

CURUGUATY. Uno de los hermanos de Pablo Medina, Gaspar Medina, lamentó que los concejales de esta ciudad hayan aprobado el cambio del nombre de la plaza Pablo Medina, a pedido de unos vecinos del barrio Industrial de Curuguaty (Canindeyú).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2VHRUTCIERGONIGFVPKA6AMQZM.jpg

Consideró que esto se trata de un atentado a la memoria del periodista de ABC Color, asesinado a manos del narcotráfico. Medina agregó que espera que el intendente Nelson Martínez (ANR - Añetete) pueda vetar la resolución de la Junta Municipal por la cual se cambia el nombre.

"Hoy (por el sábado) desayunamos con la sorpresa de que un grupo de vecinos, no sabemos específicamente manejados por quién o quién está detrás de todo esto para que se cambiara el nombre de la plaza, se fueron a la Junta y los concejales trataron sobre tabla y cambiaron ya el nombre, es como una bofetada y un balde de agua fría para la familia y los amigos, quienes conocemos a Pablito, su trayectoria de lucha", indicó Gaspar Medina.

"A diferencia de esto, en la ciudad de Capiibary, la Comuna nombró a una calle Pablo Medina, también en Caaguazú se descubrió una placa en donde él estudió", señaló Medina, visiblemente indignado.

PUBLICIDAD

También la revista Antimafia Dos Mil publicó su indignación y consideró el hecho un atentado a la memoria de Pablo Medina.

"A tres años de haberse aprobado el nombre de esa Plaza en homenaje a Pablo Medina resurge el destrato al homenaje. Un destrato a la figura de Pablo Medina. Un destrato vestido de un reclamo vecinal, notoriamente provocado por mentes y poderes que fueron señalados por el dedo acusador del periodista que tenía las ideas muy claras respecto a las corrupciones de la ciudad en la que residía", reza la página de la revista.

La mujer que encabezó la comitiva que solicitó el cambio del nombre de la plaza fue Graciela Serafini, quien cuando Julio Colmán era diputado fue funcionaria pública, por lo que se sospecha que el mismo habría estado detrás del pedido.

PUBLICIDAD

En este contexto, el exdiputado colorado señaló a esta corresponsalía que no tiene nada que ver en el tema, ni siquiera sabía de la situación.

En octubre de 2015, a un año del asesinato de Pablo Medina y Antonia Almada, concejales municipales de esta ciudad decidieron en su mayoría aprobar que una plaza ubicada en el barrio Industrial lleve el nombre del periodista.

Fue mediante una solicitud acercada a la Junta Municipal por parte de los vecinos del mencionado barrio. Los ediles divulgaron la resolución número 208/15, por la cual la plaza ya lleva el nombre del reconocido hombre de prensa, asesinado junto a su acompañante, Antonia Almada.

En ese entonces llamativamente los concejales Agustín Pío Ramírez (ANR), imputado por presunta deforestación, y Julio Colmán (ANR), investigado por presuntos hechos de corrupción, se opusieron a la aprobación, pero sus pretensiones no prosperaron.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD