San Miguel quiere ser “verdaderamente” la capital de la lana

SAN MIGUEL. El intendente Julio César Ramírez Jacquet declaró que la designación de capital de la lana a San Miguel “es mentira” y buscará que la ciudad merezca dicha denominación. La comuna también aspira al título de capital de la oveja.

“Queremos que (San Miguel) verdaderamente sea la capital de la lana y también sea la capital de la oveja”, señalo el intendente Ramírez durante la plenaria que se realizó ayer en el “Salón Mangoré” de la Gobernación de Misiones.

La reunión contó con presencia del Ministro de Agricultura y Ganadería Denis Lichi y el gobernador Carlos Arrechea (ANR); también estuvieron presentes los intendentes Ramon Sanabria (Santa María de Fe), Arnaldo Valdez (Santa Rosa Misiones), Juan Carlos Meza (San Juan Bautista).

La ciudad de San Miguel, del departamento de Misiones, es denominada como la capital de la lana y conocida por su tradicional Festival Ovecha Rague. Según palabras del jefe comunal, el distrito tiene unas 5.000 cabezas de ovejas y la capacidad de producir más de 20.000 kg de lana al año, sin embargo, la cantidad proveída al mercado por los productores no alcanza el 5%.

PUBLICIDAD

Desde hace tres años, el grupo de productores de lana “Ovecha Rague”, que involucra a técnicos de Itapúa y Paraguarí, buscan llevar adelante un proyecto de producción de ovejas. La iniciativa de los productores es la de comercializar la lana en un plazo de seis u ocho meses, pero hasta la fecha no se pudo concretar.

El intendente Ramírez Jacquet explicó que “se pensó en tener un frigorífico y matadero en el distrito, con el objetivo de conocer y ver en funcionamiento proyectos similares. Se visitó Brasil y (los productores) llegaron a la conclusión que es un trabajo que se puede realizar con mucha facilidad”.

En palabras del jefe comunal, el principal obstáculo del proyecto es que los productores no puedan acceder a créditos de largo plazo, por la falta de entendimiento de los bancos en los plazos y porcentajes. El propósito del proyecto es el de mejorar la genética de las ovejas, lo cual requiere de un plazo mayor a 10 años para ser rentable.

“Los productores expertos en el rubro no tienen problema en tener que hipotecar sus predios con tal de que se mejore y se pueda ser realmente capital de la oveja”, concluyó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD