EPP: muertes, secuestros y ataques en era Cartes

En lo que va de los dos años del gobierno del presidente Horacio Cartes, el EPP ha perpetrado tres secuestros, asesinado a 13 civiles, tres militares, ocho policías y realizado 42 ataques. Los criminales terminaron por marcarle la agenda.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4C3YQXKB55EQRDI53XGFA3YBBI.jpg

Desde la asunción del Horacio Manuel Cartes como presidente de la República el 15 de agosto del 2013, los integrantes del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) han demostrado su sangre fría y falta de respeto a la vida, en un abierto desafío al nuevo gobierno.

En su discurso en aquella mañana del 15 de agosto del 2013 en el Palacio de López, decía que los grupos armados  “no van a marcar la hoja de ruta”. Sin embargo, sus palabras hicieron que los criminales inmediatamente tomen represalías y asesinen dos días después del acto de asunción, el 17 de agosto, en la estancia “Lagunita”, a cuatro peones del establecimiento. Las víctimas fatales fueron: Ramón Ayala Insaurralde, Catalino Ortiz Larrea, Pedro Ramírez Esquivel, Jorge Rojas Vera y el policía Feliciano Coronel Aguilar.

Dos meses después el 23 de octubre, por primera vez un policía de alto rango era asesinado por el EPP. En una emboscada realizada por los criminales, instalaron una bomba en un camino por donde pasó la patrullera, explotando y muriendo en el acto el comisario Manuel Escurra, jefe de la comisaría 3ª de Horqueta. El hecho también dejó varios policías heridos que quedaron con secuelas por el atentado.

Lo que iba a ser una jornada tranquila por la festividad de la virgen de Caacupé terminó con un atentado durante un operativo realizado por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) el 18 de diciembre en la localidad de Arroyito. Los intervinientes había detectado un campamento de los criminales, pero una descoordinación hizo que los centinelas de la banda se percataran de la presencia de los uniformados e inmediatamente abrieron fuego y asesinaron al sargento César Fernández y al teniente Mario Ávalos.

Por varios meses no hubo ningún tipo de novedad sobre los miembros del EPP; estaban callados, según los autoridades debido a que se encontraban acorralados por la FTC. Sin embargo en el mes de abril sorprendieron a todos con un nuevo secuestro. Después de tres años volvieron a perpetar un plagio en la zona norte.

Esta vez para marcar un nuevo punto positivo en su historia de criminalidad, por primera vez era secuestrado un menor de 16 años. Se trataba del único hijo varón de la familia Fick Bremm, el 2 de abril del 2014, quien era privado de su libertad, Arlan Fick Bremm. Los miembros del primer anillo -comandado por Osvaldo Villalba- tomaron por asalto el silo donde vive la familia, en la Colonia Paso Tuya del distrito de Azotey. Se produjo un enfrentamiento con militares y cayeron abatidos dos miembros del grupo criminal: Bernardo Bernal Maíz, alias "Coco", y Claudelino Silva, así como un militar, Hugo Andrés Mongés.

La familia Fick Bremm cumplió todas las exigencias impuestas por el grupo criminal: el pago de los US$ 500.000 por el rescate, US$ 50.000 en víveres (distribuidos en dos localidades: Arroyito y Kurusu de Hierro, de donde son originarios Bernardo Bernal y Claudelino Silva) y la difusión del vídeo en que se presenta la vocera del EPP, Liliana Villalba, hermana de Carmen y Osvaldo. Después de 267 días de estar en cautiverio fue liberado la noche de Navidad el 25 de diciembre del 2014.

Sin embargo, antes de ser liberado, Arlan compartió dos meses con su nuevo compañero de cautiverio, ya que el 5 de julio del 2014 era secuestrado el suboficial de policía Edelio Morínigo, mientras se encontraba de cacería en la zona de Arroyito, distrito de Horqueta. Sus amigos indicaron que miembros del EPP lo capturaron. En reiteradas ocasiones amenazaron con matarlo si el Gobierno no accedía al pedido de los miembros del EPP, que era liberar a seis de sus integrantes. Sin embargo hasta el momento no hubo ninguna comunicación de los criminales con la familia del uniformado. Morínigo ya lleva 425 días de cautiverio.

El EPP el 4 de julio derriba con dinamita en gel dos torres de alta tensión en Horqueta y dejan sin suministro de energía a unos 765.000 paraguayos que viven en el norte de la Región Oriental y noreste del Chaco. El 2 de setiembre del 2014 al menos nueve miembros del EPP tomaron por asalto el retiro San Gerardo de la estancia La Novia de Arroyito y quemaron un corral, luego de mantener de rehenes por dos horas a seis indígenas. Los criminales dejaron una tarjeta de memoria con videos actuales de la composición de una de las células del grupo armado. El mismo establecimiento había sido incendiado el mayo del 2014. Tres días después los criminales quemaron un retiro y mataron animales en la estancia Santa Adelia, ubicada en Arroyito, distrito de Horqueta, departamento de Concepción.

En la noche del 26 de noviembre del 2014, en un confuso episodio, que hasta el momento no fue esclarecido, murieron el capitán de Ingeniería Enrique Daniel Piñánez Ciancio (34) y el suboficial de Infantería José González Ferreira. El primero estaba asignado en el Comando de Ingeniería y el segundo en la Dirección de Inteligencia de las Fuerzas Militares, conforme con los datos suministrados.

También resultó herido por las ondas expansivas el agente especial de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), Juan Jara, jefe de Inteligencia de la citada institución. El incidente ocurrió la noche del 26 de noviembre , cerca de las 20:00, en el Kilómetro 87,5 de la Ruta V, en la localidad de Cuero Fresco, distrito de Horqueta, en el departamento de Concepción.

El 29 de diciembre en horas de la noche un capataz y el resto de su familia, entre ellos dos menores de edad, fueron atacados a tiros presuntamente por miembros del grupo terrorista EPP, cuando se desplazaban en una camioneta de la estancia “Guaraní”. Una mujer resultó con una herida de refilón de bala y está fuera de peligro. El hecho ocurrió sobre la Ruta III “Gral. Elizardo Aquino”, en la misma zona donde fue liberado en la noche de Navidad el menor Arlan Fick Bremm (17).

El nuevo atentado había ocurrido en el Kilómetro 395 de la Ruta III, a 14 kilómetros del centro de Azotey y 25 kilómetros antes del casco urbano de la ciudad de Yby Yaú, en el departamento de Concepción. Las víctimas fueron el capataz de la estancia “Guaraní” Fredy Cantero (25), quien trabaja como encargado de depósito y de los cultivos de soja, así como su pareja Shirley Acosta (26). También se encontraban en el rodado Eugenia Galeano de Acosta (57), Paula Graciela Galeano (43) y dos niños de 7 y 11 años, todos residentes en Yby Yaú.

En la noche del 30 de diciembre el grupo criminal  saqueó un retiro de la estancia “La Gringa”, perteneciente a la familia Domínguez Dibb, en el distrito de Azotey, departamento de Concepción. El golpe ocurrió en la misma zona donde solo horas antes los delincuentes rociaron a balazos una camioneta de la estancia “Guaraní” que circulaba sobre la Ruta III con seis personas a bordo, entre ellas dos niños.

La estancia “La Gringa”, perteneciente al empresario Cristhian Domínguez era una vez más víctima de los delincuentes, cuatro o cinco personas que dijeron ser miembros de la banda armada EPP quemaron dos tractores y un retiro. El hecho ocurrió en horas de la tarde del pasado 25 de enero del 2015. La hacienda se encuentra cerca del asentamiento “Zanja Morotî”, a 10 kilómetros de Azotey y a 150 km de la ciudad de Concepción.

Un cruel hecho se daba en la noche del 28 de enero, dos días después del ataque a la estancia “La Gringa”, una pareja de ganaderos de nacionalidad alemana fue secuestrada y posteriormente asesinada  por miembros del EPP en el distrito de Yby Yaú, departamento de Concepción. Las víctimas eran propietarias de la estancia “Luisa Ganadera SA” y en cuyo predio ocurrió el plagio, fueron eliminadas cuando los criminales se vieron acorralados por miembros de la FTC, con quienes se enfrentaron a tiros en una zona de vegetación.  Los asesinados fueron identificados como Robert Natto (60) y su esposa Érika Reiser de Natto.

Cuatro días después del cruel asesinato de la pareja, el lunes 2 de febrero en horas de la noche, un retiro de la estancia Itá Vera, ubicada en el distrito de Azotey, fue incendiado por cuatro delincuentes que además se llevaron víveres y 3 millones de guaraníes. El 18 de febrero del 2015, la comisaría 21ª de Kurusu de Hierro, distrito de Horqueta, y 14ª del distrito de Azotey, ambas en el departamento de Concepción, fueron atacadas a tiros en horas de la noche en forma casi simultánea por miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). El 20 de febrero el puesto policial Nº 7 del asentamiento Núcleo 3 de Arroyito, distrito de Horqueta, fue atacado a tiros por supuestos miembros de la banda criminal.

El 24 de marzo del 2015 se dio un nuevo ataque, los miembros del EPP ejecutaron a balazos a tres peones que trabajaban en el predio del establecimiento ganadero “Alegría SA”, ubicado en el distrito de Tacuatí, en el departamento de San Pedro, a 350 kilómetros de la capital. Los asesinos dejaron panfletos en los que, como en ocasiones anteriores, se refieren a exigencias impuestas a los empleados de las haciendas. Prendieron fuego a un retiro, un tractor y dos motocicletas.

Las víctimas fueron identificadas como Eladio Pavón Acosta (39), oriundo de Puerto Antequera, quien se desempeñaba como encargado del retiro Laguna Hû, ubicado a 25 kilómetros de la Ruta III, y los peones Edison Ramón Aguilar Román (27) y Cipriano Julián López Cristaldo. Todo estos estos ataques, asesinaTos y secuestros sucedieron en una zona que supuestamente estaba dominada por la Fuerza de Tarea Conjunta.

El 12 de julio pasado, el EPP asesinó a los suboficiales Adalberto Candia Sanabria (44) y Egidio Ramón Chávez (32), en una emboscada en un monte a pocos metros del camino rural donde fue emboscada la patrullera del puesto policial Nº 19 de la colonia Aguará de Amambay, aunque aún en la jurisdicción del departamento de San Pedro. La a FTC halló explosivos que tuvieron que ser desactivados y las pertenencias de los dos uniformados eliminados.

Una semana después, el 17 de julio tres policías fueron emboscados y asesinados en Yaguareté Forest, San Pedro, donde también quemaron la patrullera en la que iban las víctimas. Los fallecidos son los suboficiales Agustín Romero, Roque Salinas y Crispín Rojas, todos de la comisaría de Yaguareté Forest, quienes salieron a atender una llamada de auxilio en la zona.

El 3 de agosto pasado, el EPP asesinó a Silvio Barboza (34), empleado de la estancia Lagunita. El trabajador fue interceptado a tres mil metros de la casa principal de la hacienda cuando iba de cacería, su motocicleta fue incendiada y al lado de él fue encontrado su cadáver. En el mismo establecimiento, cuatro guardias y un policía fueron eliminados en el  2013. 

Un nuevo secuestro se confirmaba cuando el 5 de agosto pasado el Abrahán Fehr (38), domiciliado en la colonia Manitoba 63 del distrito de Tacuatí, departamento de San Pedro era tomado por los criminales del EPP cuando se encontraban cosechando maíz en un sector arrendado en la estancia de la familia Soljancic, camino al centro de Tacuatí. Una vez que fuera liberado un peón que estaba privado de su libertad, entregó a la familia de su patrón “estrictas recomendaciones” consistentes, por ejemplo, en no derribar los montes y suspender el cultivo mecanizado.

El trabajador relató que caminó por más de cinco horas hasta ser liberado cerca de la colonia Manitoba, igualmente entregó a la familia del colono la exigencia del pago de 500.000 dólares en efectivo y hasta la referencia de dónde y cuándo ejecutar la entrega, después del pago frustrado de 20.000 dólares que se hizo el sábado de noche, en las primeras horas del plagio.

El grupo criminal empleó la misma modalidad con la familia Arlan Fick Bremm, cuyo rescate se pagó a solo 2.000 metros del sitio donde capturaron al colono de origen mexicano. Los familiares del secuestrado indicaron que no tenían dinero para pagar lo solicitado y que solicitaban negociar con los criminales, sin embargo hasta el momento no hubo comunicación y prueba de vida alguna.

La última aparición del grupo criminal se dio en la noche del 30 de agosto pasado una torre de alta tensión de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) que está instalada en la colonia Manitoba de Tacuatí, en el departamento de San Pedro, fue derribada mediante la detonación de una potente carga explosiva por parte del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo. El ataque de la banda criminal causó un apagón que dejó a oscuras a unas 765.000 personas en el norte del país.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD