Siguen investigando a planilleros en el MEC

José Casañas Levi, director Anticorrupción del MEC, contó que siguen siendo 84 los casos de planillerismo constatados y que investigan más casos, como el esposo de la exviceministra de Educación, Nancy Ovelar, que está en sumario.

José Casañas Levi, quien continúa con la investigación interna en búsqueda de planilleros dentro del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), comentó que siguen siendo 84 los planilleros constatados tras la primera revisión que se había hecho de un grupo de 300 funcionarios.

Adelantó que hay un segundo grupo que está en proceso de confirmación, provenientes de la última parte del año, cuando se hizo la segunda verificación

Comentó, por otra parte, que los procesos de verificación incluyeron visitas físicas a los colegios para colectar pruebas de la presencia o no de docentes en las aulas, pues las respuestas brindadas por vía telefónica no eran convincentes.

PUBLICIDAD

“Al ir a los lugares encontrábamos discordancias muy importantes. Al estar ahí los directores confesaban la situación real y se complicaba, porque teníamos una respuesta anterior de ese mismo director que nos decía que la asistencia de determinado docente era normal”, mencionó Casañas.

Para el funcionario anticorrupción, uno de los principales problemas es el sistema de control obsoleto que se utiliza, anotando la asistencia de docentes todavía en cuadernos.

“Hoy en una minoría de colegios que cuentan con registro digital, en la gran mayoría son cuadernos, y por lo general los planilleros son actores políticos que tienen capacidad de ejercer presión sobre los directores”, explicó José Casañas Levi.

Es por eso que considera que recién cuando el MEC tenga un sistema digitalizado será más fácil el control de planilleros.

Otra traba que señaló el jefe anticorrupción tiene que ver con la burocracia en la Asesoría Jurídica, que no agiliza las instrucciones de sumario para los casos de corrupción detectados.

Al consultársele con respecto a casos puntuales, como el de Carmen Nahir Colarte Palacios, quien era supuestamente cocinera de del ministro Eduardo Petta y fue contratada como funcionaria de Alimentación Escolar, Casañas respondió que tras la verificación “el contrato no tenía ninguna irregularidad, la funcionaria tenía licenciatura y podía ocupar un cargo administrativo”, argumentó.

Sobre la investigación en contra de José Carlos Gorostiaga, esposo de la exviceministra de Educación Nancy Ovelar, por estar supuestamente vinculado a uno de los consorcios contratados por el MEC para realizar fiscalizaciones de obras en las escuelas, y que además, presuntamente tendría 7 rubros docentes, Casañas Levi comentó que el caso ya fue elevado a la Dirección de Asesoría Jurídica para que se instruya sumario “y se pueda presentar la persona a ejercer su defensa”, puntualizó.

Con relación a Nancy Florentin de Cuevas esposa del presidente de Diputados, Miguel Cuevas, quien es acusada de ser planillera en el MEC, comentó que esta funcionaria “ya tenía un sumario anteriormente”, y que el caso también está a cargo de Asesoría Jurídica.

“Nuestro trabajo es recibir la denuncia y detectar el hecho. Una vez detectado informamos a la Dirección Jurídica. No somos una instancia donde se debate culpabilidad o inocencia”, aclaró Casañas.

Al respecto del caso del exviceministro de Culto, Herminio Lobos, quien junto a un equipo de funcionarios inventaba viáticos por viajes nunca realizados, José Casañas Levi informó que se hizo una ampliación de la auditoría retrocediendo hasta enero del año 2018, y se encontró que los montos robados se cuadruplicaron.

“Hay personas que vinieron a ofrecer devolución incluso del dinero, para no estar más involucrados en la investigación, pero les explicamos que no podemos dejar pasar tenemos que hacer auditoría de años anteriores incluso”, señaló Casañas, que en un primer momento solo había detectado los cobros indebidos de setiembre a noviembre.

Precisó que los funcionarios se repartían entre 10 y 11 millones. “Lo que no sabemos es quién se quedaba con qué porcentaje, es un arreglo interno que ellos tenían”, explicó.

Lamentó finalmente que el Estado termine gastando más dinero para detectar la corrupción que el dinero que los funcionarios corruptos roban de las arcas.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD