También investigan al doctor que atendió a beba

El primer médico que atendió a la niña que falleció ayer en Capiatá también será investigado, según destacó la ministra de la Niñez y Adolescencia, Teresa Martínez. “No creo que siquiera le hayan revisado porque requería una atención intensiva”, dijo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/OW2RA5WZDZH2BNMFBJA3RNGSIA.jpg

La bebé de 1 año y 7 meses que falleció en un hospital de Capiatá fue atendida primeramente en un centro asistencial privado denominado Divina Providencia en Luque, donde presuntamente fue dada de alta luego de un antibiótico inyectable. Al respecto, la ministra Teresa Martínez indicó que su equipo está indagando todo el historial médico de la menor, para determinar responsabilidades.

“Lo que se ve visualmente no es algo de un día o dos”, destacó. En ese sentido, señaló que el primer médico que la atendió no debía mandarla a casa. “Yo no creo que siquiera le haya revisado porque ningún médico le va a dejar volver a la casa; requería una atención intensiva”, consideró.

PUBLICIDAD

En otro momento, destacó que las lesiones en las partes íntimas de la beba pueden ser ocasionadas por un abuso sexual o también por una “falta total de cuidado”, y en ambos casos se puede hablar de un maltrato.

La ministra reiteró que ya se solicitaron todos los informes respecto a este caso. “Todo le falló a esta criatura”, lamentó a la par que admitió que en todos los sentidos, son varios los responsables de esta muerte porque es imposible que no se haya detectado antes el estado de gravedad de sus lesiones.

En otro momento, Martínez destacó que la mayor cantidad de niños que muere en nuestro país se encuentra dentro de la etapa etaria de los 0 a 4 años de vida. En ese sentido, destacó que insiste en la importancia de trabajar de cerca con las comunidades para enseñar a los padres la importancia de los cuidados durante ese lapso, que son cruciales para el desarrollo de toda su vida. “Es donde todo le puede pasar si no hay un trato adecuado”, dijo.

Consideró que no hay manera de justificar la falta de cuidado de un menor en situaciones graves. “Entiendo que muchas veces no tienen recursos pero hay cosas que se pueden hacer desde la casa”, destacó.

Recordó además que el año pasado 180 niñas entre 10 y 14 años dieron a luz. En ese sentido, destacó que sin importar el consentimiento de los padres, hasta esa edad cualquier relación sexual es considerada como un abuso.

“Aunque algunos tomen a la tremenda que digamos que no se puede naturalizar el abuso a tal medida de permitir que haya convivencia entre una niña y un adulto, o cuando reaccionamos porque algunas personas dicen: 'Consumir niños', no es una exageración. Tenemos que erradicar del lenguaje y el pensamiento de que los niños y niñas son objetos de consumo, son seres humanos, son niñas y cualquier contacto con ella no puede considerarse que haya consentimiento”, agregó.

Finalmente, recordó que en casos de adolescentes a partir de 14, la relación con un adulto es considerado estupro. Tanto estos casos como los de abuso pueden ser reportados al 147.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD