“Lo que sucedió a Cecilia no tiene que repetirse”

En estos términos, Silvia Cubas, hermana de Cecilia Cubas, quien fuera víctima fatal del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), se refirió a la situación que hoy golpea a la familia Fick.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/MYDXUF2WRZEIZLQQTNMGXCIHU4.jpg

“Lo que pasó con mi hermana no tiene que volver a repetirse. Hay que rezar para que Arlan llegue a su casa”, aseveró Silvia Cubas.

Añadió que la ciudadanía no puede estar apática ante el secuestro de Arlan Fick, asegurando que “las últimas acciones del grupo criminal muestran que todos estamos en la mira, no solo la gente pudiente, todos somos un blanco”.

La joven sostuvo que el solo hecho de separar a un joven de apenas 16 años del brazo de sus padres, demuestra la extrema crueldad del EPP. Recordó que años atrás la familia Cubas había advertido que los secuestros ya no eran exclusividad de gente pudiente.

PUBLICIDAD

“Hoy llegamos a lo más grave, se han llevado a un niño, lo que hace aún más dolorosa la situación, esto demuestra que estos delincuentes lo único que hacen es defender el derecho a la holgazanería”.

“A la familia cuyo hijo han secuestrado no pueden decir que el dinero le cayó del cielo, cuando es gente de trabajo y sacrificio, hoy después de tener policías y campesinos muertos, ya nadie puede dudar que todos somos potenciales víctimas del EPP”, afirmó Cubas a la 780 AM.

La mujer instó a la ciudadanía a dejar la permisividad y exigir la inmediata liberación de Arlan, y por sobretodo dar la espalda al grupo criminal, sin aceptar los víveres o hasta dinero en efectivo que provenga del secuestro u otras formas de violencia.

Por otro lado, advirtió las posibles secuelas que quedan en una persona víctima de secuestro, “el horror vive por el resto de su vida por el temor a que le pueda tocar de vuelta, una parte de su vida termina, nunca más viven de la misma manera” refirió.

Cubas sostuvo que existe una falsa creencia de que a una persona no le va tocar una experiencia como la mencionada. “Tal vez sea una forma de sentirse tranquilos y obviar lo que está pasando, cuando le pasa a otro sufre, pero después termina y vuelve a su vida habitual, invito a que no caigamos en ese juego”, aseveró.

 

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD