Tres detenidos por asalto a banco Sudameris

La Policía informó que detuvo a tres presuntos delincuentes vinculados al asalto del cajero del banco Sudameris el 24 de enero pasado, cuando el botín fue de G. 995 millones y US$ 10.000. Fue cuando intentaron sobornar a un jefe policial.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/WKZOL4SZX5CZPEOCGZ3B4PDKYE.jpg

El hecho ocurrió la noche del lunes en el estacionamiento de un supermercado en el kilómetro 20 de la Ruta II, informó el Departamento de Investigaciones del Área Central. Las personas detenidas fueron: Ceferino Nicolás Quiñónez Báez (26), Nilse Elizabeth Varela Rodríguez (27) y Epifania Báez Alcaraz (53), todos con antecedentes penales.

Supuestamente, estas tres personas intentaron sobornar al jefe de la Brigada de Investigación de Delitos para que desista de perseguirlos por este millonario asalto que se produjo en el cajero del banco Sudameris del Hospital Bautista, en Villa Morra, el 24 de enero pasado. En poder de ellos se encontró la suma de G. 150.000.000, con la que pretendían comprar su inmunidad.

PUBLICIDAD

Intervino en el caso el fiscal Federico Leguizamón. El comandante de la Policía, Walter Vázquez, destacó este hecho en conversación con ABC Cardinal esta mañana. Aseguró que este intento de soborno ocurrió porque los supuestos delincuentes se vieron acorralados tras haber sido identificados a través del circuito cerrado.

Las autoridades sospechan que en este caso hubo una entrega de parte del cajero y del guardia que custodiaban el sitio donde funcionaba el cajero automático. El pasado 1 de febrero hubo un allanamiento en sus casas. Se trata de del cajero Celso David Cabañas Rolón y del guardia de seguridad Joel Elías Riella Gracia.

Las sospechas de los policías se sustentan en que supuestamente el guardia fue al baño justo antes de que aparecieran los bandidos y después se habría dejado reducir con facilidad, aunque en la filmación se observa que los dos criminales le propinaron varios golpes.

Sobre el cajero, habría dejado abierta la bóveda de manera deliberada desde hacía media hora antes del hecho, pese a que cuenta con un dispositivo de apertura con retardo automático, justamente para evitar que se abra fácilmente durante un asalto.

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD