Una transformación sobre dos ruedas

São Paulo es una de las ciudades que ha apostado al uso de las bicis para descongestionar el tránsito y sobre todo, como elemento transformador de la realidad social. Por ello, a las inversiones públicas en bicisendas también se suman las privadas.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/4MSB5L76JFCJ5AAILD3GQD377U.jpg

Mientras que en Paraguay la utilización de bicicleta como alternativa a otros medios de transporte es aún muy limitada, en ciudades cosmopolitas es cada vez más creciente, tras la premisa de que promover la bicicleta como medio de transporte genera beneficios reales para la población, en salud, economía y medioambiente.

La experiencia brasileña en este aspecto fue tema de exposición de Luciana Nicola, superintendente de Relaciones Institucionales, Sostenibilidad, Negocios Inclusivos de Itaú Unibanco, en un encuentro de periodistas latinoamericanos culminado el martes último en São Paulo, Brasil, organizado por el citado banco.

“Sostenibilidad, diversidad y movilidad” se denominó la exposición de Nicola, quien contó los resultados positivos tras ocho años de instalación de una bicisenda de 2,1 km en la avenida Paulista, considerada la principal de São Paulo. La inversión en la obra y la provisión de las bicis fue hecha por la empresa privada, para complementar el sistema en el que invirtió el gobierno local.

PUBLICIDAD

Los números son contundentes y muestran por qué es importante la inversión en este tipo de medio de transporte. De acuerdo con lo señalado, a nivel de la economía individual de cada usuario de las bicis, se ha demostrado la reducción de 14% en gastos al mes, que redunda en mejor calidad de vida. En el ámbito ambiental, se ha logrado una reducción de 3% en la emisión de CO2. En tanto que para las instituciones públicas, se logra un impacto potencial del 13% en la economía para gastos en internaciones por enfermedades del aparato circulatorio y diabetes en el municipio de São Paulo.

Pero, ¿de qué tipo de obra de infraestructura estamos hablando? La bicisenda está ubicada en el paseo central de la avenida, con las medidas de seguridad adecuadas para que el biciclo sea una alternativa factible de movilidad. Toda la vía está correctamente señalizada (se observan señaléticas horizontal y vertical), con barandas en ciertas ubicaciones estratégicas (por ejemplo, al llegar a la bocacalle) y ordenada por los semáforos sincronizados.

Mientras, en Paraguay, a duras penas se invirtió en la bicisenda de la calle Iturbe de Asunción, muy cuestionada por estar ubicada a un costado de una calle sumamente angosta, por tener carriles pequeños, escasa señalización, entre otros defectos que probablemente sean los motivos por los cuales hoy tiene muy poco uso de los ciclistas.

En tanto que en el Brasil, solamente el proyecto de la citada firma privada acumula 24 millones de viajes y 3,5 millones de usuarios. Además de São Paulo (2011), Itaú invirtió en la bicisenda de otras ciudades latinoamericanas, entre ellas El Salvador (2013), Santiago (2014) y Buenos Aires (2019).

Un dato relevante es que el 75% de los usuarios de las bicis no son clientes de Itaú, lo que significa que sin importar cuál sea la fuente de inversión, el beneficio es general para la comunidad. Solamente en el 2018, de acuerdo con los datos informados, se realizaron 7 millones de viajes con 7.300 bicis en cinco ciudades brasileñas.

Según los datos brindados por Luciana Nicola, en 2018, el banco invirtió 631 millones de reales, 1.302 proyectos en América Latina. Consultada si la empresa planea desarrollar un plan similar en Asunción, respondió que la iniciativa tiene que ser primeramente promovida por el poder público, ya que si sólo es una inversión privada aislada, no será una solución real para la ciudad.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD