Viejas riñas entre obispos

El obispo Rogelio Livieres sacó a relucir ayer las diferencias que tiene con su homólogo de Asunción, Pastor Cuquejo, con quien mantiene una caldeada relación, principalmente por casos relacionados a la pedofilia y abusos dentro de la Iglesia católica.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ZBSZW4EZFNEB3J4PYZ5FC33KK4.jpg

Esta aparente “rivalidad” data de años, pero se acentuó luego de que saltaran las denuncias de abuso sexual y pedofilia contra el sacerdote Jorge Livieres Banks, primo de Livieres Plano, durante el año 2003.

Cuquejo, arzobispo de Asunción, había anunciado años después que el caso que involucraba al primo de Livieres Plano estaba siendo analizado ya en el Vaticano. Esto le habría molestado, por lo que envió, por su parte, otra nota a la Santa Sede.

Pasaron años nuevamente cuando una copia de la carta enviada por el obispo de Ciudad del Este al Vaticano desapareció de su gaveta y se filtró el contenido.

PUBLICIDAD

En esa misiva, enviada al entonces papa Benedicto XVI, decía supuestamente que los obispos del Paraguay eran “izquierdistas” y que respondían a la llamada “teología de la liberación”.

Esta queja de Livieres Plano generó una gran indignación en el seno de la Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP), por lo que se decidió más tarde enviar una comitiva al Vaticano para quejarse de él. 

Inclusive, los religiosos habían solicitado en esa ocasión el traslado de Livieres Plano, ya que su comportamiento no estaba en concordancia con la colegialidad episcopal.

Livieres Plano en esa ocasión había defendido a su primo Jorge Livieres Banks, quien fuera denunciado por siete víctimas diferentes. Algunos de ellos afirmaron que mantuvieron relaciones con el religioso cuando eran menores.

El sacerdote fue obligado a renunciar al ministerio y desde entonces se alejó del ojo público. Los procesos judiciales a partir de las denuncias en su contra finalmente se estancaron.

Así como defendió en su momento a su primo, Livieres Plano defendió en los últimos días al cura Carlos Urrutigoity, también denunciado por pedofilia y abuso sexual. El religioso fue denunciado y suspendido de muchos países, para luego terminar en Ciudad del Este, enseñando a jóvenes.

Dentro de esta férrea defensa, el obispo de Ciudad del Este sacó a relucir nuevamente las diferencias con Cuquejo, quien sugirió que el caso de Urrutigioty debería ser investigado a partir de los nuevos datos dados a conocer en los últimos días.

“Hace cinco años, el arzobispo (Cuquejo), que tendría que ser mucho más prudente en este tema, casi fue tirado afuera del arzobispado por las acusaciones de homosexualidad. Y que eran pruebas que no fueron suficientes, pero eran concluyentes, eran coincidentes”, dijo Livieres Plano ayer, durante una marcha “pro-vida” en el Este.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD