Reinventarse

El término de moda en los tiempos de pandemia es “reinventarse”. El Gobierno venía insistentemente recomendando a los paraguayos que encontremos nuevas formas de sobrevivir en un ambiente de encierro obligado para evitar contagiarnos del covid-19.

En verdad el paraguayo nunca necesitó recomendaciones ni recetas espectaculares para poner en práctica su ingenio para poder subsistir. Muchos incluso, con su talento, logran salir de la miseria, única y exclusivamente, mediante su esfuerzo y su capacidad de improvisar, calcular y forjar en un país donde casi nada de apoyo tiene un emprendedor.

Lo que la pandemia nos pone claro es que debe reinventarse el Estado paraguayo y sus burócratas insensibles y corruptos que solo piensan en las ventajas que el padecimiento de la gente les podría generar.

Miles de paraguayos que recurrieron al Estado en busca de un apoyo para sobrevivir no encontró ninguna respuesta. El gobierno no fue capaz de asistir como corresponde a nadie, ni a los empresarios que necesitaban oxígeno económico ni al pueblo que necesita una cesta básica para subsistir.

Los gobernantes hicieron su “agosto” en Asunción con compras amañadas de insumos y en las fronteras policías, militares y aduaneros hicieron lo propio para permitir el ingreso de personas, mercaderías y todo lo que pudiera representar una coima.

PUBLICIDAD

No fue fácil para los comerciantes de frontera apagar por siete meses el único motor generador de recursos que tienen: el turismo de compras. Sin embargo, sobrevivió en un Estado ausente que venía con recetas ambiguas e impracticables, o cuanto menos totalmente desactualizados.

Aún con la reapertura de la frontera, se sigue esperando que el gobierno se haga presente. Hay cientos de empresas con demanda judicial, personas que perdieron lo poco o lo mucho que tenían y que necesita de la “palanca” del Estado para recuperarse. El paraguayo es ingenioso y se reinventa todos los días. ¿Qué no haría si su gobierno se pone a su lado?

rduarte@abc.com.py

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD