Marina Cue y oportunismo

Quizás azuzado por políticos oportunistas, curtidos en sacar rédito desde hace años de los conflictos sociales en el país, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, cometió el error en apoyar la desafectación de más de 1.700 hectáreas de la reserva forestal y científica “Yberá”, situada en el inmueble conocido como Marina Cue, distrito de Curuguaty, departamento de Canindeyú.

El Mandatario calificó de “reivindicación histórica” la transferencia del inmueble actualmente en manos del Ministerio del Ambiente al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), para que se convierta en asentamiento para sus ocupantes.

En esta propiedad fallecieron 11 campesinos y seis policías en un enfrentamiento ocurrido el 15 de junio de 2012. Este hecho encendió la mecha que desembocó en el juicio político y destitución del entonces presidente Fernando Lugo, el 22 de junio de ese año.

Cuesta creer que los asesores del Jefe de Estado no le informaran que se trata de una reserva protegida a perpetuidad, declarada por ley del 2016, promulgada por el gobierno de Horacio Cartes.

Veamos cómo se originó esta fallida ley sancionada que pretendía desafectar 1.748 hectáreas. La iniciativa fue tratada a tambor batiente y a las apuradas en el Congreso en 48 horas. El proyecto de ley lo presentó el 15 de diciembre pasado la diputada por el departamento Central Jazmín Narváez (ANR, Añetete). La Cámara Baja lo aprobó sin contratiempos y lo remitió al Senado.

La Cámara Alta sancionó la Ley con gran rapidez, en una sesión extra y a la noche el 17 de diciembre. Los senadores Fernando Silva Faccetti (PLRA, llanista), Stephan Rasmussen (Patria Querida) y Sergio Godoy (ANR, HC) cuestionaron la celeridad de la sanción de la normativa a las apuradas sin un análisis exhaustivo.

Tras la sanción meteórica de la ley, Abdo Benítez apoyó públicamente la desafectación. “Esa gente que tiene derecho a una tierra propia”, expresó el Mandatario, olvidando que la reserva está protegida y resguardada además por la ley de “Deforestación 0”.

Las críticas al loteo de la reserva forestal no se hicieron esperar. Las organizaciones WWF Paraguay, Idea y Guyra Paraguay lamentaron la normativa sancionada. El director ejecutivo de la Asociación Guyra Paraguay, José Luis Cartes, calificó de “negociado” la entrega de la “única Reserva Científica del país, Yberá”, para una supuesta reforma agraria. WWF señaló que se trata de un santuario biológico. Por su parte, Ezequiel Santagada, de Idea, lo consideró “regresión ambiental inadmisible”.

El sector productivo también lamentó la sanción del documento. Pedro Galli, presidente de la ARP, lamentó que el Jefe de Estado ceda ante las presiones populistas, poniendo “en riesgo a todo un país y a su propio Gobierno”.

Ante la ola de críticas de varios sectores de la sociedad, el presidente Abdo Benítez no tuvo otra alternativa que vetar totalmente la ley que buscaba el loteo de una reserva forestal. El argumento del Poder Ejecutivo es que la intención se contrapone con las normativas ambientales, como la ley de “Deforestación 0”.

Ahora, la administración de Mario Abdo Benítez enviará otro proyecto de ley que prevé la desafectación de 806 hectáreas, excluyendo la reserva forestal, para su transferencia al Indert. Supuestamente será un área ya deforestada años atrás. Representantes del Indert ya conversaron con los líderes y las familias (130 aproximadamente) asentadas en el inmueble para acordar la distribución equitativa de las 806 hectáreas.

La Constitución Nacional ampara a todo ciudadano el derecho a la tierra propia, pero esta no debe pisotear las leyes vigentes, espoleada por políticos oportunistas.

martin.riveros@abc.com.py