Miserables

Los gobernantes, desde el presidente de la República Mario Abdo Benítez, la mayoría de los senadores, diputados, intendentes, gobernadores y hasta concejales municipales y departamentales siguen dando muestra de miserabilidad e indolencia con el pueblo que confío en ellos. En sus campañas políticas en busca de ser electos prometieron apostar por la salud y la educación, sin embargo, Paraguay continúa siendo el país de la región que menos invierte en estas dos áreas tan sensibles.

Se autoasignan millonarias sumas de gastos de representación, combustibles, rubros para compra de bocaditos, agua, café, seguro médico, montos que podrían destinar a compra de medicamentos para la población que los eligió en las urnas. Además, obligan a pagar a un miles funcionarios innecesarios, en su mayoría allegados suyos, entre caudillos, parejas sentimentales y parientes; ni hablar de los planilleros.

Pese al calvario de centenares de compatriotas afectados por la pandemia del covid-19 “nuestros representantes” no intentaron hacer absolutamente nada para dar una luz de esperanza a la gente.

Luego de varios días, el presidente rompió el silencio para alabar su gestión, cuando lo que se esperaba era que anunciara que adquirieron medicamentos en falta para llenar los hospitales.

La solidaridad de países amigos, así como de compatriotas, nuevamente está socorriendo a la población de la orfandad y de la irresponsabilidad criminal de nuestros gobernantes de turno. Muchos no hubieran sobrevivido al covid sin insumos y fármacos donados.

¿Es cierto que todo pueblo tiene el gobierno que se merece? Ya vimos que la salud no entiende de colores ni fanatismo y que el beneficio personal a la larga nos perjudica a todos. Así es que cuando tengamos la oportunidad en las próximas elecciones no desperdiciemos nuestro voto por quienes ya demostraron que no les interesa el bienestar de la población.

antonia@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.