Inteligencia emocional

En 1983, un profesor de la Universidad de Harvard, Howard Gardner, dio a conocer sus escritos de que dentro de nuestro coeficiente intelectual disponemos de inteligencias múltiples. Las clasificó en 12 y son: Inteligencia lingüística verbal, lógica- matemática, visual-espacial, musical, corporal, intrapersonal, interpersonal, naturalista, emocional, existencial, creativa y colaborativa.

Daniel Goleman, sicólogo y periodista se informó sobre estos estudios y construyó el concepto de la inteligencia emocional  profundizando en lo intrapersonal e interpersonal de los trabajos de Howard Gardner. A partir de entonces, ya casi tres décadas que no se para de hablar de este tema. Se utiliza en la psicología del éxito, en los negocios, en las empresas, en la educación,  la salud,  la política y hasta las neurociencias ha penetrado en las neuronas para encontrar las claves de las personas exitosas.

La inteligencia emocional es la capacidad para gestionar las emociones y los sentimientos y tomar una correcta decisión para obtener resultados positivos en cualquier proyecto o trabajo. Es sacar lo mejor que llevamos dentro con el objetivo de mejorar las relaciones de pareja, en la familia, con los compañeros de trabajo o colegas, con los socios de negocios, con empleados y con los miembros  de la sociedad. En síntesis, es una  herramienta que sirve para todas las áreas de la vida.

No sólo ayuda a conseguir metas sino a analizar porque no salen las cosas como uno espera y tener mucha paciencia para volver a comenzar de nuevo. Enseña a ser empáticos y a automotivarse. Enseña a alegrarse y celebrar los éxitos ajenos, enseña a perdonar a los demás y a perdonarse a sí mismos, enseña a ser auténticos y expresar de forma asertiva los pensamientos y sentimientos y enseña a ser valiosos y honestos. Enseña  a ser mejores personas en cualquier campo que nos toca  vivir y actuar.

Esta disciplina se divide en cinco categorías.

1- Empatía que es ponerse en el lugar del otro.

2- Automotivacion: que son los recursos que disponemos para animarnos.

3- Auto regulación: es controlar las emociones negativas.

4- Habilidades sociales que son las capacidades para liderar y empoderarse y

5- Encontrar el equilibrio.

Las emociones dominan nuestra conducta y a veces nos lleva a errores muy grandes que nos pueden costar muy caro. Y lo peor, podemos lastimar a las personas y destruir relaciones valiosas. Por eso gestionar correctamente las emociones es la clave del triunfo y la felicidad. También esta disciplina nos motiva para cuidar la salud y el bienestar  general. Aconseja hábitos sanos de alimentación y ejercicios, tener actitud positiva en forma permanente y crecer hasta el último día. Nos lleva por la senda de la resiliencia para superar las dificultades, inventarnos y reinventarnos cada día. No dejar que te controle la ira, el enojo, la codicia, la maldad y la pereza. Ser sanos física, mental y espiritualmente es posible con las técnicas de la inteligencia emocional, No solo hay que descubrirla sino aplicar esa habilidad cada minuto de la existencia. Los resultados, sin dudas, serán sorprendentes.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05