O hacen bien…

Una ciudad que desperdició seis años y millones de dinero en manos de ineptos y sinvergüenzas no puede sino esperar una mejor suerte, mínimamente. Las nuevas autoridades municipales, encabezadas por el intendente Héctor Morán (ANR), no tienen alternativas: o hacen bien o hacen bien.

Los próximos cuatro años de gobierno municipal en Salto del Guairá deben ser de arduo trabajo de la Junta Municipal y del Ejecutivo, especialmente para el logro de inversiones de los sectores privado y público en beneficio de la ciudadanía.

Hay mucho que mejorar en la recaudación de recursos propios (se tiene que triplicar), la organización y mejoramiento de sitios turísticos, incluyendo la costanera. Desarrollar un plan de crecimiento ordenado que, a pesar de lo mal que se ha hecho todo, hay tiempo de reorganizar.

Todas las obras necesarias y el ordenamiento de la ciudad ya tienen una financiación: los casi 10 millones de dólares anuales que el Ministerio de Hacienda transfiere a la comuna pueden de manera automática hacer que la ciudad siga desarrollándose.

No es ningún secreto que el problema del pueblo saltoguaireño no es falta de obras municipales, sino fuentes de trabajo alternativos. El comercio que siempre fue el gran salvador de la economía está sobrepasado y no termina de recuperarse después de la pandemia.

Siempre se ha dicho que la estratégica ubicación de Salto del Guairá, en la frontera con dos poderosos estados del Brasil, le da amplia ventaja para industrializarse. Pero hasta el momento, nada.

El pueblo saltoguaireño no necesita autoridades que se limiten a firmar cheques y comisionistas de las obras que ejecutan. Sí de gestores inteligentes que proyecten a la ciudad a un nivel de desarrollo que permita generar suficientes fuentes de trabajo para que toda la población trabaje y viva dignamente.

rduarte@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.