Criminal falta de agua

La falta de agua potable en las instituciones educativas de Ciudad del Este es un problema que se presenta cada año en los mismos lugares. Este 2022 y en plena pandemia, miles de alumnos iniciarán el año lectivo sin contar con este servicio básico. El drama de las escuelas públicas se debe a que no tienen un sistema adecuado de provisión del vital líquido o un pozo artesiano.

En la escuela Defensores del Chaco, por ejemplo, hace cuatro años que el pozo se secó y desde entonces se surten de un tanque comunitario, que no abastece la demanda. Aquí se ven afectados 1.500 alumnos.

Hay casos en que los alumnos y profesores deben llevar de sus casas el agua, en termos o botellas, al menos para asegurar el consumo. En otras instituciones, el vital líquido que proveen las aguateras se da por horarios, entonces los encargados deben juntar en tambores, baldes, latonas o cualquier otro recipiente para luego acarrear a donde vayan a usar.

Es una realidad en la cosmopolita Ciudad del Este, con un desarrollo vial interesante, grandes edificios y una economía dinámica.

Según Carlos Mora, concejal departamental y miembro activo de la Asociación de Educadores del Este (AEDE), de 147 escuelas públicas, 27 solicitaron el año pasado la construcción de pozos artesianos a la municipalidad esteña. Estas obras solo llegaron a tres instituciones.

Este es un problema de antaño que ha sido ignorado por sucesivos gobiernos municipales y departamentales, que no trazaron un plan de acción para dar solución.

Se priorizaron construcciones de empedrados, costaneras y polideportivos, pero no infraestructuras para garantizar un derecho humano, como es el acceso digno al agua potable. Se espera que las autoridades actuales no caigan en los mismos errores de sus antecesores, que flameen la bandera de la educación y atiendan el pedido del servicio tan básico.

patricia.alvarenga@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.