Putin y la transformación educativa

Como es sabido, Vladimir Putin continúa la cruel invasión militar de Ucrania, masacrando a la población civil de diversas ciudades, destruyendo hogares y familias y asesinando a madres, padres, niños, adolescentes, jóvenes. En la primera semana conquistó el repudio universal.

Esta cruel e imperialista invasión nos empuja a reflexionar sobre otros modos de invasión de las naciones. Por ejemplo:

A miles de kilómetros de distancia de Ucrania, Paraguay padece una “invasión cultural e ideológica”, impulsada por un pequeño grupo europeo, que no representa ni el pluralismo ideológico ni la riqueza cultural de Europa, y en vez de enviar soldados, sobornan con 86 millones de euros y con asistencia a la invasión con técnicos de su ideología.

Putin cuenta con colaboracionistas en Kiev y esos europeos invasores cuentan con colaboracionistas paraguayos en el MEC, en los equipos de la Transformación Educativa y hasta en parlamentarios de orientación marxista.

La segunda poderosa y destructora invasión que estamos padeciendo y ya está instalada en el país es la ideología de género, que cuenta con colaboracionistas paraguayos en el MEC y otros ministerios, en medios de comunicación social y hasta en el Congreso. La ideología de género viene apoyada por la ONU y su Agenda 2030 y con sobornos procedentes de organismos financieros internacionales y de algunos supercapitalistas del neocapitalismo.

La invasión cultural colonizadora se desarrolla principalmente en dos frentes: la ideología de género y las comunidades de aprendizaje. Ambos frentes han elegido como objetivos primarios el sector de la educación desde la primera infancia y el de los medios de comunicación social. Tanto la ideología de género como las comunidades de aprendizaje estratégicamente plantean la invasión cultural invadiendo el lenguaje, porque la lengua es matriz, vehículo, generadora y expresión de la cultura. No es intrascendente que se imponga la palabra “género” en vez de sexo, por ejemplo.

Si ustedes leen el documento Primer Acuerdo de la Transformación Educativa observarán que está escrito con lenguaje sofisticado, polisémico y críptico, con niveles extraordinarios de conceptos abstractos. Evidentemente que no es fácilmente comprensible lo que quieren decir sus autores. Está escrito en los antípodas de lo que es el lenguaje y el pensamiento concreto de los paraguayos.

Además de invasión cultural imponiendo otro lenguaje diferente del nuestro, hay una grosera manipulación subrepticia.

Tanto la ideología de género como las comunidades de aprendizaje están asociadas a la cultura de la violencia y la muerte, atacan directamente a la cultura de la Vida e incluso directamente a la Vida misma.

Es una invasión que atropella todas nuestras culturas paraguayas, sus raíces y nuestra historia.

Alienta la muerte de los hijos en el vientre de las madres promoviendo los abortos; la muerte de la patria potestad apropiándose el Estado de los niños y adolescentes: muerte de las familias amenazadas constantemente por el “enfoque de derechos”; muerte de las religiones persiguiéndolas; muerte de la personalidad de los educandos instalando el igualitarismo en vez de la identidad biológica personal y el pluralismo de las inconfundibles personalidades con su ADN y huellas dactilares inconfundibles; muerte de la meritocracia, cambiando el sistema de evaluación por logros a un sistema de evaluación descriptivo, muerte de los derechos y deberes de los padres; muerte de los fundamentos científicos de nuestra existencia ignorando la biología y la identidad de nuestra naturaleza personal, etc.

Los dirigentes de la Transformación Educativa dicen que todo se está haciendo de acuerdo a lo que los distintos sectores de la sociedad opinan y proponen en los múltiples foros de consultas populares en todos los departamentos del país.

No dudo que se hayan tendido las redes de comunicación con sectores representativos de la población, pero analizando el texto del “Primer Acuerdo” es imposible creer que lo escrito en este documento refleje el pensamiento y los deseos sobre educación del pueblo paraguayo. Hay sobrados indicios para cuestionar el nivel científico y la honestidad moral y social de los gestores de la Transformación Educativa.

Putin invade Ucrania para apropiarse de parte o de toda ella. El putinismo cultural e ideológico de la ideología de género y de las comunidades de aprendizaje invaden nuestras culturas y destruyen el sistema educativo nacional constitucional y legal con el nombre de Transformación Educativa.

jmonterotirado@gmail.com

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.