Peregrinación por justicia

Con frecuencia vemos a víctimas de algún hecho punible o sus allegados manifestarse para exigir justicia y cuestionando la benevolencia del Poder Judicial o la Fiscalía para con los acusados. Imagínese que si para nosotros, los comunes, es todo un viacrucis, qué sería para un pueblo indígena, excluido y olvidado.

El proceso penal que enfrenta un pastor evangélico por la denuncia del abuso sexual de diez niñas indígenas en una comunidad del Alto Paraná es un claro ejemplo. En diciembre del 2020 la causa fue elevada a juicio oral y público, en medio de múltiples incidentes presentados por la defensa técnica que fueron rechazados.

Finalmente un año después, en diciembre del 2021, se dio inicio al juzgamiento. Los primeros testigos implicaron al sindicado y contaron que no solo niñas fueron víctimas sino también mujeres, pero que estas no tuvieron el valor de denunciar.

Luego, el contradictorio público fue interrumpido y caducó por no reiniciarse en un periodo de diez días; el juicio tuvo que comenzar de cero.

Así fueron pasando chicanas tras chicanas llegando tres suspensiones solo en este 2022, siendo la última el pasado 25 de abril. Los miembros de la comunidad indígena quieren acompañar el juicio, por lo que viajaron 180 kilómetros (total ida y vuelta a Ciudad del Este) en vano tres veces.

Buscan que el hecho cometido contra sus niñas, quienes quedaron con secuelas psicológicas, no quede impune; y que por ser de una comunidad indígena alejada no dejarán de exigir justicia. Quieren dar el mensaje que por ser de uno de los sectores más vulnerables de la sociedad no significa que puedan ser avasallados en su dignidad y sus derechos.

Lastimosamente, este no es el único caso. Como ejemplo podemos citar un suceso con las mismas características, pero ocurrido en Pedro Juan Caballero en el 2018, que muy valientemente sus líderes denunciaron. Esto no significa que sean los únicos, podemos asegurar que hay cientos de casos que quedaron bajo la sombra de amenazas.

En lo que respecta a la cuestión de la niñez, organizaciones afines están pendiente de lo ocurre en este proceso y critican que los miembros de tribunal, Zunilda Martínez, Marino Mendez y Herminio Montiel no están prevaleciendo el interés superior del niño.

Ya bastante tienen estos pueblos con que el Estado paraguayo no priorice sus necesidades; los desarraigue de sus tierras, los tenga mendigando por zonas urbanas, sin salud ni educación y con hambre. Sin una política real que cambie esta problemática y les ofrezca una perspectiva de protección y mejor calidad de vida.

Ahora la peregrinación de los indígenas es por justicia y se espera que el sistema judicial realmente haga su parte y no los ningunee; la sociedad también debe estar espectante de lo ocurre y no permitir que se sume a lista de impunidades de este país. Es nuestra obligación.

patricia.alvarenga@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.