¿Qué hay detrás?

En las últimas semanas se han multiplicado las amenazas de masacres u otros hechos de violencia en instituciones educativas, especialmente en Alto Paraná, pero ¿qué hay detrás de esto? ¿una broma de chicos irresponsables sin noción de la realidad o una intención verdadera provocada por frustraciones, bullying o desequilibrio emocional?

La masacre de 18 niños y dos profesoras ocurrido el pasado 24 de mayo en Estados Unidos, conmovió al mundo. En Paraguay vimos muy lejana la posibilidad de que algo similar ocurra ennu estra sociedad, pero a los pocos días empezaron a saltar amenazas.

El primer caso ocurrió en un colegio de Ciudad del Este, donde un grupo de adolescentes supuestamente tenían un plan para desatar una masacre con armas de grueso calibre. Luego, en la puerta del baño de una institución de Presidente Franco se halló un escrito que decía “Avera masacre” (sic).

Y el más reciente se registró en Yguazú; una alumna de 14 años encontró sobre su pupitre una esquela que decía “Tu muerte se acerca”, seguido de su nombre. También en Hernandarias estudiantes de dos cursos distintos se estaban amenazando de muerte.

Cualquier advertencia que tenga que ver con violencia no debe pasar desapercibido, es por eso que las escuelas activan protocolos y se denuncian ante la Fiscalía. Es primordial llegar a los responsables e indagar sobre cuán reales son las intenciones.

La pregunta que todos nos hacemos es ¿qué puede motivar a un chico a realizar amenazas de esta índole? En primer lugar generalmente se habla de su estado emocional, si era víctima de abusos, tenía traumas o si vivía en un ambiente de agresiones. Estos factores influyen en el perfil psicológico y si no son tratados pueden derivar en hechos a lamentar.

El papel de los padres es fundamental, ya que el hogar es el primer lugar donde deben ser monitoreados. De allí también debe partir la primera contención. En otro punto, no menos importante, es el entorno educativo; muchas instituciones del sector público no cuenta con psicólogos, por lo que docentes admiten que se sienten desorientados y no saben cómo lidiar con estos casos.

El Estado paraguayo debe propiciar una educación integrada y poner énfasis en implementar acciones que se centren en prevención a la violencia, partiendo de la psicología como principal eje. La falta de este tipo de profesionales en las escuelas evidencia la visión para el manejo de la educación.

Esto también ayudará en caso de que las amenazas sean “solo una broma” a que los jóvenes entiendan que detrás de esto hay un realidad dolorosa que deja cicatrices en la sociedad.

patricia.alvarenga@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.