Qué nos dejó el mundial de fútbol

¡Preocupación!... no se requiere de un análisis profundo ni ser medianamente inteligentes para darnos cuenta de la situación imperante… habrá apremios y mucho… las diferencias emergen por sí sola y la comparación nos reduce y nos liquida.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/2BCTQWPVKJHXJKGVIOOY4ZT4WM.jpg

 

Russia 2018 fue un Mundial maravilloso, espectacular. Éxito completo. Es el mejor Mundial organizado hasta el presente. El ambiente, la parafernalia, sin discusión. Ha superado a todos. En lo deportivo fue terrible. Una competencia de alto nivel, dura, galáctica.

Resistencia, fortaleza, rapidez mental, potencia, velocidad, movimientos en bloque, despliegue superlativo, de otro planeta. La élite llegó muy lejos. El resto del mundo deberá apretar el acelerador y trabajar mucho para meterse en el grupo de los privilegiados. Queda jornadas duras de cavilación y laboriosidad.

PUBLICIDAD

Los equipos fueron “máquinas humanas”, con abundante “batería” para martillar, resistir y contraatacar a la velocidad de un meteoro. Todos los atletas de 1,80 a 2,00 mts., gigantes pero con atributos, verdaderas murallas, portentosos guerreros. Casi no hubo lugar para los enanos, con las excepciones del croata Luka Modrić y el belga Eden Hazard, jugadores “fuera de serie”.

Se notó que todos los equipos trabajaron muy seriamente, encarando el objetivo sin dar tregua ni pérdida de tiempo. Se ve la faena que viene de larga data y muy bien planificada. Paraguay deberá sortear este escollo, este déficit acuciante que posee desde el origen mismo y muy especialmente por la idiosincrasia dirigencial.

Para la actualidad paraguaya, las eliminatorias sudamericanas estarán complicadas. Paraguay tendrá que realizar un esfuerzo sobrehumano para no quedar por 3ª vez consecutiva fuera del torneo ecuménico. A prima facie, no figuramos ni a los premios para una próxima representación de Sudamérica.

Hay pocas posibilidades de clasificar. Se apuntaría a Canadá-EE.UU-México 2026, pero con otra generación. ¿Y los trabajos? Ya deberían estar en marcha, en plena ejecución. La Copa América del año que viene (2019) será clave dentro del proceso de renovación. Un banco de prueba que aquilatará el proyecto a poner en marcha.

Esta infografía que condensamos, es solo para Catar 2026. Muchos tendrán su 3ª participación, son viejos conocidos de la derrota y el fracaso. Hasta hoy no llenaron las expectativas para los proyectos con ambición. Tampoco satisfacen en sus respectivos clubes, la mayoría es suplente y juegan en ligas de poca monta.

Por el momento, esta lista es todo lo que tenemos. Llevará años formar otro grupo de categoría para sustituirlos y alcanzar niveles de excelencia. La planificación y el trabajo metódico, se hallan ausentes. Tampoco se vislumbra una decisión política que suponga un punto de inflexión para el fútbol paraguayo.

Se vio en este Mundial que los parámetros son otros. Se “fabrica” fútbol de manera industrial y sintética, el régimen es diferente. En nuestro país está mal planteada la organización y los procesos. En la dirigencia nace el mal y no se avizora alguna pista de evolución profesional.

Solo 5 jugadores locales, los 25 restantes son todos de afuera. Hay que entender que cuando llegue Catar tendrán 4 años más. Este Mundial nos dejó sin aire, por ostentar un nivel altísimo de competidores, auténticos gladiadores del “circo romano”.

Estamos lejos y costará acercarnos a los privilegiados, veo muy distante porque ellos se están distanciando aceleradamente y continuarán con ese ritmo frenético. Hay conciencia deportiva, profesional, cultural e institucional, todo concatenado y eso significa un solo resultado: éxito aseguro.

Como prueba de nuestra debacle, basta recordar que hace un año en Rennes (02-06-2017), jugamos un amistoso contra este nuevo campeón del mundo. ¡Vergüenza! Nos paseó, nos basureó con un compasivo 5-0, sin contar con su estrella, el juvenil Kylian Mbappé.

Si estos se exigieran y fueran implacables como lo fueron en el mundial, podían haber llegado a la docena tranquilamente. Pero fueron benévolos y decentes con sus rivales. Con 60% de posesión, fueron autores de los goles: Olivier Giroud (3), Moussa Sissoko y Antoine Griezmann.

Caminando, a ritmo de calentamiento, los galos nos pintaron la realidad, casi no pasamos la media cancha, nuestra selección dio lástima y careció de nivel para batallar contra un equipo de élite.

¿Cuál fue la conclusión de ese partido? Hasta un grupo de amigos y vecinos, exhibe mayor calidad, más amor propio y dedicación que estos “futbolistas” rotulados de profesionales, amparados por fabulosos y engañosos contratos que no se compadecen del común de la gente.

alcandia@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD