En un mundo de hamburguesas y gaseosas, bajar de peso se convierte en una odisea

Bajar de peso es más difícil que transitar por Mcal. López en hora pico. El sueño de tener una silueta perfecta y una vida saludable, a veces, se ve aniquilado por la gula y la pereza instaladas en la mente del gordito. Vos, ¿vas a empezar hoy la dieta?

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/H4VQEXX7SFA3DDDQXYZB6F3AZE.jpg

Subir de peso es muchísimo más fácil que bajar. El rápido y estresante estilo de vida lleva a las personas por un camino lleno de hamburguesas, lomitos y sándwiches de milanesa del tamaño de un plato, más la gaseosa, claro. Por esta razón, resulta extremadamente difícil llevar una vida "fit".

Cuando uno tiene instalado el chip de gordito en la cabeza, tampoco se llega a bajar mucho. Estás comiendo una ensalada de lechuga y el ventilador, que ocasionalmente se encontraba en la cocina, hace volar algunos ingredientes de la ensalada, ensuciando el piso recién repasado de tu mamá. En ese momento, el pensamiento de "el asado nunca me traicionaría así" invade tu mente.

Cada lunes del año estuvo destinado a "empezar la dieta"; sin embargo, esa promesa quedó reducida a nada semana tras semana. A veces, iniciás la jornada con ganas de cambiar tus hábitos alimenticios y comer puras naranjitas y lechuguitas, pero terminás comprando lomitos y gaseosa; aunque para no sentirte tan culpable, te decís "la hamburguesa tiene tomates y el sabor de los refrescos es citrus, comencé bien mi dieta".

Otro de los grandes obstáculos en la vida del gordito es la actividad física; incluso, hay gente que, de tan solo pensar en ella, ya se cansa. Los intentos por llevar una vida saludable, obviamente, involucran ejercicios para moldear la silueta y alcanzar la meta; no obstante, existen algunos imprevistos, como una visita a la casa de los abuelos o el cumpleaños de algún amigo, que rompen la rutina y hacen que, después de ese día, te olvides totalmente de la idea de continuar con tus abdominales y lagartijas.

Pagar el gimnasio por varios meses de manera anticipada es, para muchas personas, la manera de asegurar su asistencia. Por otra parte, aunque el incentivo económico esté hecho, uno no irá a hacer ejercicio si no existe voluntad; entonces, lo único que baja de peso es la billetera.

Los instructores de Youtube, con sus músculos envidiables y sus sonrisas de oreja a oreja, se convierten en un reemplazo económico del gimnasio, ya que hacen parecer que los ejercicios no cansan tanto. Claro que siempre es importante recordar que el video de una persona realizando actividad física, a vos no te hace perder calorías.

Existen muchas razones para querer llevar una alimentación adecuada, pues bajar de peso puede ser una cuestión de salud o, sencillamente, relacionada a la estética. Esta meta personal conlleva un montón de cambios en tu rutina, ya que consiste en aprender a decir que sí a las manzanas y despedirte del lomito árabe con mucha salsa de ajo.

Pero, bueno, como dice el refrán, "el que quiere puede". Ojalá este lunes sí empieces la dieta.

Por Belén Cuevas (16 años)

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.