Por primera vez, Boca y River jugarán mañana una final de la Copa Libertadores

Goles inolvidables, lujos maravillosos y patadas que quedan en la retina son solo algunos de los condimentos que trae consigo cada superclásico argentino. Boca y River se miden en una final de América por primera vez; ¿qué dice la historia de este duelo?

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TAR7L3NQANACXMGXNEAYEKH5WI.jpg

En unas semifinales llenas de emoción y adrenalina, Boca Juniors y River Plate consiguieron los resultados que todo el mundo del fútbol estaba esperando: los equipos dirigidos por el Mellizo Barros Schelotto y el Muñeco Gallardo clasificaron a la final. La Bombonera y el Monumental recibirán dos partidos inéditos que tendrán que, indudablemente, sobrepasar los límites de la épica para llenar las expectativas que ya despertaron.

Ese caño de Riquelme a Yepes, ese gol de taco de Higuaín, la famosa gallinita de Tévez, la magia de Saviola y Aimar, el gol de Palermo cuando volvía de su lesión, el gas pimienta, las peleas de esas noches infernales de Libertadores y las patadas más violentas que vio este deporte son solo algunas de las acciones que todo amante del futbol tiene guardadas en su retina. Boca y River nos regalaron una infinidad de superclásicos inolvidables; sin embargo, se van a enfrentar por primera vez en una final de la Libertadores de América.

En la cancha habrá todo menos caricias. Imaginate que Olimpia y Cerro tengan que disputar este partido, el país se paralizaría y se partiría en dos, Marito declararía asueto y a más de uno le daría un infarto a los diez minutos de partido.

PUBLICIDAD

En la historia del superclásico argentino, las estadísticas indican que se disputaron 246 juegos oficiales, en los cuales se contabilizaron 88 triunfos de Boca y 81 de River, empataron en 77 ocasiones. Los enfrentamientos más candentes que se pueden recordar son los que se dieron por competiciones de eliminación directa, ya sea por Copas Nacionales, Libertadores o Sudamericana. Cómo olvidar esos duelos que empezaban a jugarse semanas antes, con las declaraciones de los técnicos y los futbolistas.

En esos 16 duelos directos, River avanzó 11 veces: cinco por copas nacionales, tres por campeonato, una vez por liguilla y dos por copas internacionales; cinco veces lo hizo Boca: una por copa nacional, dos por campeonato y tres por copas internacionales. Así que podemos observar que al Millo le va mejor en los enfrentamientos directos, pero eso no asegura nada, porque Boca lo venció más veces en el ámbito internacional, que es en el que se van a medir mañana.

No hay nada más humillante que recibir una goleada de tu máximo rival, más teniendo en cuenta el fanatismo desenfrenado que caracteriza a los argentinos; la victoria más abultada que se dio en estos enfrentamientos fue un escandaloso 6-0 que le propinó Boca a River en 1928. El Millonario también se dio sus gustos a la hora de pegarle bailes al Xeneize, como en 1941, cuando lo goleó con un marcador de 5 a 1 en el estadio Monumental y el 4-0 del año siguiente.

Boca va en busca de su séptima copa, logro que lo colocaría como el club con más títulos en la historia, junto a Independiente, River llega a esta final para conseguir su cuarta Libertadores y así extender su racha de varios títulos internacionales conseguidos los últimos años. Esperemos que sea una fiesta, un espectáculo lleno de emoción y que no termine con ninguna mancha de violencia que pueda empañar este hecho histórico.

Por Diego Benítez (18 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD