13 de Junio de 2008 00:00

| ZOOLOGÍA

La sensibilidad en los animales

Los órganos sensoriales son fundamentales para los animales, porque a través de ellos pueden responder a los más diversos estímulos y hasta acceder a los alimentos. Algunos tienen sensibilidad química; otros, térmica, luminosa, eléctrica o mecánica. Veamos en qué consisten y qué animales las desarrollan.

Objetivo: Identifica los tipos de sensibilidad que poseen los animales.

La sensibilidad química

La sensibilidad química se desarrolla en los animales de dos maneras: para detectar la presencia de sustancias químicas en el exterior de un organismo, los animales cuentan con receptores externos, llamados exteroceptores; mientras que para las que hay en el interior del propio organismo, están los receptores interiores, denominados interoceptores.

Los dos principales órganos destinados a la sensibilidad química son el olfato y el gusto, que guardan entre sí una estrecha relación. El olfato recoge las sustancias volátiles que hay en el aire mientras que el gusto lo hace con las que se encuentran en líquidos o sólidos. Los insectos, los anfibios, los reptiles y los peces tienen bien desarrollada esta sensibilidad.

La sensibilidad térmica

La sensibilidad térmica se refiere a todos los órganos receptores con los que los animales pueden detectar la temperatura que hay en su entorno exterior o en su interior y reaccionar en consecuencia. Son los llamados termorreceptores o termorreguladores.

Ante un aumento o un descenso de la temperatura corporal o ambiental, el animal puede ahuecar las plumas para retener calor, tiritar para generar calor, ampliar al máximo la superficie corporal para perder calor, permanecer inmóvil a la sombra para evitar el aumento de temperatura, sudar para refrigerar la piel, etc.

La sensibilidad luminosa

La sensibilidad luminosa se refiere a la reacción provocada en los animales por la luz. Por ejemplo en los gusanos aparecen células fotosensibles agrupadas en manchas o formando unos ojos simples llamados ocelos, consistentes en una superficie plana o una cavidad revestidos de dichas células, que van conectadas a un nervio. En algunos moluscos, como los calamares, el ojo alcanza casi la complejidad y perfección de los vertebrados superiores y dispone de un cristalino.

En los vertebrados el ojo adquiere la máxima complejidad. Los principales componentes del ojo de los vertebrados son los siguientes: La retina, un tejido sensorial formado por tres capas, las dos internas de células nerviosas y la externa de células sensoriales. Estas pueden ser conos, para la percepción de los colores, o bastones, para percibir las distintas intensidades de luz o ambos tipos a la vez. Las células nerviosas de la parte posterior tienen fibras que confluyen en el nervio óptico, que conduce los estímulos al cerebro.

El punto donde sale el nervio óptico en la retina se llama punto ciego y la zona de mejor percepción de los colores fóvea. El exterior de la retina está recubierto de la membrana coroides, muy pigmentada y con numerosos vasos sanguíneos, y por fuera, recubriendo todo, hay un tejido conjuntivo llamado esclerótica.

El globo ocular en sí está formado por el humor vítreo, que está en contacto con la retina y consiste en una masa transparente y gelatinosa. Por delante se encuentra el cristalino, una especie de lente clara que enfoca las imágenes sobre la retina y que separa el humor vítreo de la cámara anterior del ojo. Por delante, en contacto con el aire, está la córnea, una capa protectora transparente.

La membrana coroides forma por delante del cristalino el iris, con una abertura circular central llamada pupila.

La sensibilidad mecánica

La sensibilidad mecánica es la que detecta la presión ejercida por un cuerpo, mediante los mecanoceptores, formados por terminaciones nerviosas de la epidermis y que constituyen el sentido del tacto.

Los órganos de la línea lateral de los peces, que son las pequeñas fositas a lo largo del dorso, detectan los cambios de presión del agua. Las antenas de numerosos insectos registran también los estímulos mecánicos mediante células que muchas veces se entremezclan con las de otros sentidos. Por ejemplo, las del olfato o el gusto.

El dolor es también una sensibilidad mecánica, porque informa al organismo de algún daño físico. También el sentido del oído, capaz de percibir los cambios de presión en el aire, que se manifiestan como ondas sonoras.

En los animales que pasan gran parte de su vida en lugares oscuros o son ciegos, como las hormigas legionarias, las antenas adquieren una gran importancia, ya que registran cualquier estimulo mecánico de su alrededor.

La sensibilidad eléctrica

La sensibilidad eléctrica se da particularmente entre los peces, que emiten descargas y son capaces también de discernir las corrientes eléctricas que se producen en el agua, utilizando esta información para orientarse. Algunos peces, como la anguila eléctrica, son capaces de producir descargas eléctricas con las que defenderse, aturdir a sus presas y para orientarse en los fondos oscuros.

ACTIVIDADES

I. Explica la importancia de los órganos sensoriales en los animales:

II. Cita los tipos de sensibilidades que desarrollan los animales.

III. Responde:

a) ¿Cómo se desarrolla la sensibilidad química?

b) ¿En qué consiste la sensibilidad térmica?

c) ¿Qué animales tienen mejor desarrollada la sensibilidad luminosa?

d) ¿Para qué sirve la sensibilidad mecánica?

e) ¿Para qué utilizan la sensibilidad eléctrica los peces?

Q-RIOSIDADES

¿Es realmente bueno madrugar?

No siempre. Según un estudio japonés, la gente que se levanta muy temprano corre mayor riesgo de desarrollar problemas del corazón, como hipertensión y apoplejía.

Un estudio similar presentado por investigadores de la Universidad de Pensilvania también concluyó que la falta de sueño repercute en un mayor esfuerzo para el corazón. La Universidad de Sao Paulo, Brasil, señala también que no dormir lo suficiente puede alterar la libido masculina y crearle al hombre problemas de erección.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar