14 de Octubre de 2005 00:00

 

Contaminantes nucleares

La raza humana, en su afán de mejorar sus condiciones de vida, crea amenazas para su hábitat. Prueba de ello son los problemas causados por la contaminación ambiental, resultado de los progresos científicos y tecnológicos, en cuanto a la producción de residuos nucleares. No se trata de culpar al progreso material como único autor de la contaminación actual, de ninguna manera.

/ ABC Color

Los avances científicos facilitan el desenvolvimiento del hombre y muchos lo ayudan para prolongar su existencia. Pero es categórico que si se emplea mal, el progreso material contamina.

Antes de ahondar en el tema, aclaramos que contaminar significa dejar presencia de materiales indeseados o perjudiciales en el ambiente. La contaminación produce siempre graves daños en el ambiente, en algunos casos deja secuelas por un tiempo prolongado, y también afecta a la sociedad en general. Por ejemplo, las malformaciones y enfermedades congénitas que produce la contaminación en las personas, animales, plantas, agua, tierra, etc., repercuten en la organización de toda una sociedad.

LOS RESIDUOS NUCLEARES: ASESINOS DE LA HUMANIDAD

La contaminación nuclear surgió con la aparición de reactores nucleares para generar energía eléctrica. Luego fue extendiéndose hacia las bombas atómicas y otras armas militares.

En los países desarrollados, la energía nuclear es la forma de energía más corriente, a pesar del elevado costo de instalación y mantenimiento que implica el grado de toxicidad que posee y los residuos nucleares que emite.

Para comprender cómo contaminan los reactores nucleares, explicamos el ciclo del combustible nuclear.

El ciclo del combustible de uranio es el más empleado en la producción mundial de energía nuclear y conlleva muchas etapas para su enriquecimiento:

1. Originalmente, el uranio se obtiene con un contenido aproximado de 0,7% de uranio 235.

2. Este mineral se concentra mediante trituración y se transporta a una planta de conversión, donde el uranio se transforma en gas hexafluoruro de uranio.

3. Para enriquecer el uranio hasta un 3% de uranio 235, se lleva a una planta de enriquecimiento isotópico por difusión, donde el gas se hace pasar a presión por una barrera porosa; allí las moléculas que contienen uranio 235 más ligeras atraviesan la barrera con mayor facilidad que las que contienen uranio 238. Los residuos uranio agotado contienen aproximadamente el 0,3% de uranio 235.

4. El producto se lleva a una planta de fabricación de combustible, donde el hexafluoruro se convierte en óxido de uranio en polvo y luego en bloques de cerámica que se cargan en barras de combustible resistentes a la corrosión y se transportan a la central nuclear.

5. El combustible extraído se coloca en piscinas de almacenamiento de las instalaciones de la central nuclear donde permanece cerca de un año.

6. Cuando termina el periodo de enfriamiento, los elementos de combustible agotados se envían en contenedores blindados a una instalación de almacenamiento permanente o a una planta de reprocesamiento químico, donde se recuperan el uranio no empleado y el plutonio 239 producido en el reactor, y se concentran los residuos radiactivos.

7. Por último, la etapa final de los ciclos de combustible es el almacenamiento a largo plazo de los residuos altamente radiactivos, que presentan peligro para los seres vivos durante miles de años.

RIESGOS DE LA CONTAMINACIÓN NUCLEAR

La principal consecuencia de la contaminación nuclear es la muerte de miles de personas que viven en las cercanías y sufren los efectos del plutonio 239. Para comprender la magnitud del daño, basta recordar la explosión del Chernobyl, donde 24.000 personas recibieron dosis severas de radiación, cuyos efectos posteriores fueron la enfermedad de la glándula tiroides en los niños, diversos tipos de cáncer, animales contaminados (aparecieron potrillos de 8 patas, animales sin ojos y cráneo deformado), entre otros.

UN POCO MÁS

El periodo de vida del plutonio 239 es de 24.400 años, aproximadamente.

El gray es la unidad de medida de la dosis absorbida de radiación ionizante, equivalente a una absorción de un julio por kilogramo. Su símbolo es Gy.

Los materiales radiactivos emiten radiación ionizante que penetran en los tejidos vivos y causan graves deterioros, incluso pueden ocasionar la muerte de las personas. La gravedad de la lesión depende del tipo de radiación, de la dosis absorbida, de la velocidad de absorción y de la sensibilidad del tejido frente a la radiación; pero los efectos de la radiación son los mismos, sin importar si esta procede del exterior o de un material radiactivo situado en el interior del cuerpo.

Una misma dosis produce efectos biológicos diferentes según el tiempo de exposición: una exposición prolongada se tolera mejor y es más fácil de reparar, aunque la dosis radiactiva sea elevada; sin embargo, si la cantidad es bastante para causar trastornos graves, la recuperación será lenta o imposible.

CANTIDAD DE RADIACIONES ABSORBIDAS Y SUS CONSECUENCIAS:

Absorción de una cantidad de radiación superior a 40 Gy: produce un grave deterioro en el sistema vascular humano, que desemboca en edema cerebral, trastornos neurológicos y coma profundo, y el afectado muere en las 48 horas siguientes.

Absorción de 10 a 40 Gy de radiación: produce trastornos vasculares menos severos, pero se produce la pérdida de fluidos y electrolitos que pasan a los espacios intercelulares y al tracto gastrointestinal, provocando la muerte en los diez días siguientes como consecuencia del deterioro de la médula ósea y de la infección terminal.

Absorción de 1,5 a 10 Gy: destruye la médula ósea, desemboca en una infección y en una hemorragia; el afectado puede morir cuatro o cinco semanas después de la exposición.

Las radiaciones accidentales en zonas concretas del cuerpo producen daños menos graves, como lesiones en los vasos sanguíneos, riñones, pulmones, el cristalino de los ojos y gangrena. El tejido irradiado puede degenerar o destruirse e incluso desarrollar un cáncer. El efecto retardado más importante es el aumento de la posibilidad de casos de cáncer y leucemia. Las cantidades de radiación superior a 1 Gy son suficientes para provocar leucemia y cáncer de tiroides, pulmón y mama en los seres humanos.

ACTIVIDADES

I. Responde:

a) ¿De qué manera el hombre crea amenazas para su hábitat?

b) ¿Qué se entiende por contaminación?

c) ¿De qué manera la contaminación del ambiente repercute en la sociedad?

II. Describe el ciclo del combustible nuclear:

III. Di si las afirmaciones son falsas (F) o verdaderas (V). Corrige las falsas:

a) La explosión del Chernobyl no tuvo efectos prolongados.

b) La radiación ionizante penetra en los tejidos vivos y causa graves deterioros.

c) Los efectos de la radiación varían según proceda del exterior o de un material radiactivo situado en el interior del cuerpo.

d) Una exposición prolongada a la radiación se tolera mejor y no causa trastornos graves.

IV. Escribe qué efectos provocan la absorción de las siguientes cantidades de radiación ionizante:

a) Absorción de radiación superior a 40 Gy:

b) Absorción de 10 a 40 Gy de radiación:

c) Absorción de 1,5 a 10 Gy:
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar