• HOY

    23°
    MIN
    32°
    MAX
     

    nubes rotas

  • Miercoles 21

    20°
    MIN
    31°
    MAX
     

    cielo claro

  • Jueves 22

    21°
    MIN
    30°
    MAX
     

    lluvia moderada

  • Viernes 23

    17°
    MIN
    25°
    MAX
     

    cielo claro

  • Sábado 24

    17°
    MIN
    22°
    MAX
     

    cielo claro

  • Domingo 25

    17°
    MIN
    24°
    MAX
     

    cielo claro

  • DOLAR 

    compra
    G. 5.800

    venta
    G. 6.000

  • EURO 

    compra
    G. 6.600

    venta
    G. 7.000

  • PESO 

    compra
    G. 130

    venta
    G. 190

  • PESO URUGUAYO 

    compra
    G. 100

    venta
    G. 240

  • REAL 

    compra
    G. 1.500

    venta
    G. 1.600

  • YEN 

    compra
    G. 30

    venta
    G. 55

19 de Agosto de 2018

 

El discurso presidencial

Por Alcibiades González Delvalle

Se cuenta del gran Filippo de Macedonia que en sus momentos de mayor gloria iba acompañado de un esclavo con la misión de recordarle que era mortal. Los poderosos tienden a olvidarse que la vida tiene un límite y se dan a toda clase de excesos. Comienzan por considerar que la Constitución y las leyes no fueron dictadas para ellos y por eso pueden violarlas cuando se les antoje. En nuestro país estos poderosos están en los tres Poderes del Estado. 

Inauguramos un nuevo gobierno. Y como toda inauguración, se estrenan ropas y zapatos, comprados o alquilados; hay flores, banderitas, risas, aplausos. Esta situación festiva no suele durar. Mi deseo es que tarde lo más posible en venir la frustración. Mi sueño, que nunca llegue. 

Tenemos derecho a esperar que Mario Abdo Benítez cumpla con sus promesas que no son un imposible. Son perfectamente realizables. El Paraguay será un país distinto cuando la impunidad –“es un cáncer a ser vencido”– deje de incidir en nuestra vida cotidiana como una maldición. Esta impunidad está en todos los organismos del Estado. Cuesta entender que la impunidad, o sea, el ejercicio sin consecuencias de la corrupción, pueda haberse instalado con fuerza en ambas Cámaras del Congreso, en la administración pública, en la Justicia. 

A este respecto, el nuevo Presidente dijo: “¿Por cuánto tiempo más nuestro pueblo va a aguantar a una justicia implacable como el acero para los más humildes y complaciente con los más poderosos de nuestro país?” 

Esta injusticia se inicia en muchas leyes que deben ser abolidas. Pienso, por ejemplo, en la que permite que el país se desangre en el inútil y costoso Parlasur, donde algunos corruptos se han refugiado para huir de la justicia. El dinero que se tira en esta entidad puede ser un alivio para muchas necesidades que el pueblo apenas aguanta ya. Tenemos que agregar el despilfarro en el Congreso que convierte a los parlamentarios, sin merecerlos, en ciudadanos de primera. 

La injusticia, que tampoco nuestro pueblo puede seguir aguantando, se origina precisamente en el Poder Judicial. En la Corte Suprema mueren los expedientes de los políticos mafiosos. Algunas de las causas que comprometen a esos políticos están por años en el escritorio de algún ministro. Es posible que tales expedientes salgan de su escondite recién cuando otros jueces, dignos del cargo, se interesen por el cumplimiento de la ley. 

En clara alusión al propósito de Horacio Cartes de ser senador activo, Abdo Benítez dijo que al término de su mandato será senador vitalicio como manda la Constitución. No tenemos motivos para descreerle, pero no olvidemos que también Cartes había hecho tal promesa. Es de esperar que el gobierno que sube vaya a ser distinto del que se va. En Cartes tenemos que reconocer las obras materiales que ha dejado. Algunas de ellas han transformado el paisaje urbanístico del país y le han dado dinamismo a la economía. El problema insoluble fue su carácter autoritario y ambición desmedida que le impulsaron a irritar sin descanso la vida política e institucional. Fue un mandatario que también necesitaba una voz que le recordara su condición de simple mortal. Se dejó llevar por la vida fácil que regala el dinero, y el poder, con los que se consiguen miles de “amigos incondicionales”. Dentro de poco, tal vez hoy mismo, ya sabrá cuantos de los hurreros le quedan. 

Si quisiese, Mario Abdo Benítez podría seguir el ejemplo que han dejado ilustres mandatarios. Ejemplos de honestidad, sobriedad, humildad, sacrificio, amor al país. Y así, cuando llegue al final de su mandato, se cumpla lo que ha dicho en su discurso inaugural: que le aplaudan, no ahora, sino cuando salga. Y que esos aplausos vengan de todos los sectores ciudadanos, pero mucho más de aquellos que viven en la marginación y el olvido. Su mayor premio sería que le recordasen con afecto y gratitud los indígenas, los campesinos, los pobres extremos, los enfermos que deambulan en busca de alivio sin encontrarlo, porque no tienen medicamentos ni encuentran cama en los hospitales públicos. 

Hay un deseo generalizado, al que me sumo, de que al nuevo Presidente le vaya bien. Y le irá bien si cumpliese con humildad el compromiso asumido. Entonces no necesitará de nadie que le recuerde que la vida tiene un término.

alcibiades@abc.com.py

 
 

ABC COLOR EN FACEBOOK

 
 

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo