25 de Marzo de 2008

| EDUCACIÓN ARTÍSTICA

La música religiosa en América (1ª parte)

Es un domingo cualquiera. En la mañana, se celebra una misa en la iglesia frente a la plaza del pueblo y un coral de feligreses canta la pieza Ave María.

En la tarde, en la plaza, un grupo de Olubatás (tocadores de tambores batá) tocan sus instrumentos de cuero, madera y metal en una ceremonia santera.

En la noche, todos comparten en la plaza al compás de una orquesta de salsa y otra de merengue la celebración de la fiesta al Santo Patrón del pueblo.

¿Qué tienen en común estas actividades? ¡Música y religión! Música “sacra” y secular. Religión “oficial” y movimiento religioso popular.

¿Cuál es la naturaleza de esta relación? ¿Cómo ha influido cierto tipo de música sacra en el desarrollo de ritmos seculares?

Desde las más antiguas sociedades hasta hoy, y a través de las diversas creencias religiosas paganas y cristianas, el canto y el uso de instrumentos musicales han formado parte esencial de rituales y cultos religiosos.

Si utilizamos la Biblia como un libro histórico, podemos encontrar ejemplos del uso de la música como un vehículo de adoración a Dios utilizado por los israelitas del Antiguo y del Nuevo Testamento.

En los primeros siglos de la era cristiana, surgieron en Europa los llamados cantos gregorianos. Cantos de simple estructura melódica, interpretados a capella (sin acompañamiento instrumental) en cultos religiosos por coros y solistas masculinos.

Fue la base de la música secular conocida como música “culta” o clásica, que incluye misas corales en sus composiciones.

Parte de las raíces de la música secular afroamericana se encuentran en cantos y ritmos de carácter religioso, interpretados por los descendientes de civilizaciones antiguas del llamado Continente Negro.

A diferencia de los países europeos, África se destaca por su diversidad de tambores y por el uso de la música en la vida diaria.

La historia revela que para los africanos, antes de la esclavitud, la música era más que un medio de diversión. Era el medio de comunicación entre los humanos y sus dioses.

Los africanos se caracterizaron por su devoción religiosa y por ligar sus vivencias y su ambiente con sus deidades. Ellos no se desligaron de esa devoción a sus dioses y a sus tambores.

Para ellos, la música y la religión iban de la mano. Tanto en los países del Caribe como en América del Norte y en otros territorios latinoamericanos, las autoridades religiosas trabajaron en el proceso de evangelización, el cual consistía en imponer las creencias cristianas oficiales a la población de esclavos. En Norteamérica, los esclavos fueron evangelizados; no podían usar los tambores u otros instrumentos de percusión que eran considerados como instrumentos de comunicación utilizados para conspirar revueltas. En el Caribe, a los esclavos se les permitió el uso de tambores, cosa que contribuyó a que no se perdiera el interés y la práctica por ciertas costumbres y ritos.

La evangelización de los descendientes de esclavos modificó sus creencias religiosas atribuyendo a sus dioses y a los santos de la Iglesia católica poderes divinos.

Fue una especie de negociación o acuerdo que les permitió continuar sus tradiciones y al mismo tiempo quedar bien con la Iglesia.
  • ¿Querés recibir las noticias nacionales e internacionales más importantes?
    Enviá ABC al 22292 desde tu Tigo, Personal o Vox.

COMENTARIOS

Inicie Sesión o Regístrese para comentar.

- ABC Digital no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
- Los usuarios que utilicen datos falsos en los registros de ABC Digital serán bloqueados.
- Se anularán las cuentas de personas que utilizan este sitio para ofender, insultar, agraviar o publicar groserías. Los comentarios considerados inapropiados serán borrados.
- Los usuarios con más de tres reportes de abuso serán dados de baja.

 

Reportar error

Reportar comentario

Enviar a un amigo

 

Estimado lector

Esta funcionalidad estará disponible a partir del lanzamiento oficial del nuevo sitio de ABC Color.
Gracias por su comprensión.

Reloj animado Estimado lector, la página se refrescará en Cancelar