Fuerza de Tarea Conjunta

Son dolorosas, molestas, duras y preocupantes las opiniones de la mayoría sobre el desempeño de la híbrida Fuerza de Tarea Conjunta FTC, formada para desorganizar, apresar y presentar ante la ley a la gavilla de delincuentes y asesinos autodenominados EPP. La mayoría, quizá sin mucho fundamento.

Muchos serían los argumentos del porqué hasta hoy día desde su entrada en acción la FTC no puede cumplir con la misión recibida. El primer obstáculo es que no se puede, no se debe, formar una fuerza de tarea con elementos completamente diferentes en la misión que le asigna la Constitución Nacional, más aún en nuestro país, ya que desde que se formaron estas dos instituciones con roles diferentes nunca se complementaron como fuerzas amigas. Entre ellos no hay espíritu de cuerpo, colaboración, cooperación, armonía, complementación ni ayuda mutua como debería ser. 

La misión, la preparación, la instrucción; la mentalidad y la parte espiritual son completamente diferentes para cada componente de ambas fuerzas. 

Por más que los de las FF.AA. hayan realizado cursos de Fuerzas Especiales como la Policía Nacional así como otros cursos, la Policía por la misión que tiene está más acostumbrada que las FF.AA. a tratar con las personas sean estas honestas o delincuentes, quizá por eso no se pudo conseguir el apoyo de la población, punto completamente necesario para este tipo de lucha. 

PUBLICIDAD

No sé cómo estará la FTC en la parte logística, alimentación, armamentos y municiones, equipos, específicamente, equipos especiales, así como en vehículos, combustibles, lubricantes, mantenimiento de todos estos elementos. 

Muy importante también es la parte espiritual. Se habla de millones de dólares que se asignan a la FTC, pero que el ordenador de gastos no es el Comandante de esa Fuerza; si es así, no creo que sea correcto, solo por la burocracia para conseguir los fondos que se necesitan en un momento dado. Para que no continúen las opiniones negativas sobre la FTC, y para terminar con los asesinos del EPP, insto al responsable de esta híbrida y oscura fuerza, que la reorganice, ya que hasta ahora, así como está, no consigue conquistar sus objetivos. Más aún para que haya paz, tranquilidad, alegría y felicidad en el país y que la ley tenga tiempo para enviar a la cárcel si corresponde a los González D., Fernández L., Carmelo C., Oviedo M., Díaz V., etcétera, etcétera. Envío mis respetos a los componentes de la FTC, de las FF.AA. y de la Policía Nacional. Mis opiniones no están hechas como una ofensa, sí para pensar y mejorar, si cabe.

Cándido A. Chamorro Riquelme

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD