Rubio Ñu fue un “murallón”

Rubio Ñu consiguió un gran triunfo de 1 a 0 ayer ante Nacional, que puede ser estratégico para su futuro en la categoría. El único tanto lo marcó Gumercindo Mendieta en la primera fracción del encuentro disputado en barrio Obrero.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5ISAF2QSE5DN5LTRRCPSCQRYWQ.jpg

Desde el inicio se vio que se le iba a complicar el partido a Nacional por el esquema de cinco zagueros utilizado por Rubio Ñu, y por la falta de ideas que tenía el cuadro albo para rebasar esa muralla que formó el albiverde frente al marco de Blas Valenzuela.

Solo un jugador como César Cáceres Cañete, con su magia, podría inventar una jugada para romper ese esquema, y lo hizo una vez habilitando con el pecho a Cristaldo, quien remató por el golero ñuense.

Rubio Ñu salía de contra con cuentagotas, pero en la segunda fracción, por la izquierda, encontró solo a Recalde, quien mandó el pase al medio para que Mendieta abra el marcador.

PUBLICIDAD

Con Marco Prieto en la etapa final, Nacional quería buscar por arriba llegar al gol. Es una alternativa válida, pero la desesperación llegó muy pronto, y llovieron los centros desde cualquier lado, renunciando ya a su habitual juego, facilitando la labor de la zaga ñuense; y la única vez que fue sobrepasada, encontró bien parado a su golero y así pudo conseguir un importantísimo triunfo.

Harrison banca a Morínigo

El presidente de Nacional, Robert Harrison, fue asediado por la prensa, tras la derrota ante Rubio Ñu, la segunda seguida en el torneo, y que prácticamente lo deja al margen de la lucha por el título.

“No me pasa por la cabeza cortar ningún proceso y lo banco a muerte a Gustavo Morínigo, quien es una gran persona y un gran profesional, y ojalá que esté con nosotros por muchísimo tiempo”, señaló el titular albo, tras la consulta de si podría surgir novedades en la dirección técnica.

Terminó diciendo: “Ya nos bajamos de la lucha por el título”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD