Granja escuela emprendedora es referencia en autogestión

La escuela agrícola “Cerrito” emerge en la localidad del mismo nombre y se potencia como una de las mejores en cuanto a la educación agrícola en el país. Sobresale además por el modelo de autogestión, ya que mediante la producción de la granja y servicios del hotel, permite actualmente financiar la educación de 150 estudiantes.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/EU2ZDOLYFNCDDPPY4DQJDCWMIA.jpg

Los jóvenes alumnos provienen de distintas localidades y permanecen en la escuela en un régimen de internado, durante el periodo escolar del primero al tercer año de educación media. Durante ese tiempo, desarrollan además de la formación pedagógica, prácticas de campo en producción vegetal y animal, administración hotelera, y marketing, explicó a nuestro diario el profesor Luis Cáceres, uno de los docentes que residen en el lugar.

Según detalló el profesor, los estudiantes del primer año van rotando en distintas áreas, lo que les permite tener una visión más amplia de la secuencia del emprendimiento, pero luego ellos escogen el área de su preferencia.

Mario Silva (15), de Encarnación, está realizando el primer año; su área de interés es producción vegetal pero actualmente está enfocado en marketing y enseña a los visitantes los distintos productos que son elaborados en la granja, como queso, miel de abeja, dulce de leche, panificados, huevos y otros.

PUBLICIDAD

Queso ibérico La producción de queso gourmet es una de las más activas en la granja escuela Cerrito. Sus productos son muy apreciados en el mercado porque no se consiguen con facilidad en el país. Son productos muy requeridos por restaurantes y hoteles y actualmente producen 500 kilos de queso gourmet Ibérico al mes. Este queso se elabora con mezcla de dos leches (vaca y cabra) y lleva un proceso de 4 meses de maduración, indicó el profesor Ricardo Negrete, experto quesero de nacionalidad española, quien se encarga de guiar a los estudiantes en este proceso.

El experto indicó que el modelo de escuela desarrollado en la granja es digno de imitar. “La visión me encantó, acepté el reto de venir a enseñar a los chicos hace 5 años y no me arrepiento”, afirmó el maestro quesero.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD