Denuncian que un dentista italiano estafó a pacientes

Un odontólogo italiano dejó un tendal de personas estafadas en Paraguay al ser extraditado a su nación de origen, donde cometió otros delitos y por los que fue requerido. Los perjudicados denuncian que la empresa que le respaldó evita hacerse cargo. Varios firmaron documentos estando anestesiados, dicen.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/LLJYSZPMJNBTJGMBLCZSVTJH24.jpg

Sedada, con la boca abierta a la espera del procedimiento al que debía ser sometida y asustada por la situación. Así tuvo que firmar un documento de clausura por el cual renunciaba a cualquier reclamo posterior y reconocía que la clínica odontológica Dental Team SA ya no le debía nada.

El de esta mujer que pidió permanecer en el anonimato, es tan solo uno de más de 40 casos de personas que pagaron importantes sumas para adquirir servicios no proveídos luego de que el dentista italiano Giancarlo Fiorita fue extraditado a su país natal, de donde se había fugado en octubre de 2010.

Al menos medio centenar de personas compraron los servicios de Dental Team SA para someterse a una serie de tratamientos extremadamente costosos que la empresa ofrecía a precios mucho más accesibles. La clínica, que funcionaba en el quinto piso del Edificio Médico Gatti del barrio San Pablo de Asunción, ofrecía descuentos que llegaban a superar el 80%.

PUBLICIDAD

Algunos pagaron en efectivo y por adelantado, otros recurrieron a créditos personales a través de la empresa Tu Salud. El éxito de la oferta le habría representado a la empresa un ingreso superior a los G. 200 millones en poco tiempo.

Desapareció

Sin embargo, los pacientes se encontraron con una enorme sorpresa entre finales de 2013 y principios de este año cuando el odontólogo que les atendía, un italiano al que todos conocían como el doctor Giovanni, desapareció. En la clínica daban un montón de excusas, como que el profesional había viajado a Italia a cobrar una herencia, o que había sufrido un paro cardíaco y fue de urgencia a Argentina.

En realidad, había sido detenido luego de que su esposa presentara una denuncia en su contra por maltrato y trasladado al penal de Emboscada, donde las autoridades paraguayas constataron que en realidad se trataba de Giancarlo Fiorita, un dentista que se había fugado de Italia en 2010 para no afrontar cargos por apropiación indebida.

Tras la desaparición del odontólogo italiano, los pacientes se toparon con que también la clínica en la que trabajaba siguió sus pasos. De un día a otro, Dental Team se marchó del Edifico Médico Gatti.

Luego de mucho insistir, algunos de los clientes consiguieron que les volvieran a atender. El servicio era ofrecido en un centro asistencial privado en el barrio San Pablo, pero la calidad estaba muy por debajo de lo que esperaban quienes habían pagado importantes sumas por el servicio, dijeron.

Miguel von Schocher, uno de los pacientes que se quedó con las manos vacías, relató a ABC Color que después de volver de sus vacaciones comenzó a buscar a la gente del seguro odontológico, pero que no respondían a sus constantes llamadas telefónicas. “Fuimos por la clínica y nos encontramos con que desapareció”, refirió. Indicó que trató de comunicarse con los representantes de la empresa Tu Salud, la que le había ofrecido el paquete de servicios, y que ellos le dijeron que también estaban buscando a gente de Dental Team y que la situación ya había escapado de sus manos.

Relató que los trabajos que le realizaron fueron insignificantes con respecto a todo lo que se había pagado, pues solo le realizaron la limpieza de algunos dientes, no llegaron a hacer la extracción y el implante que incluía el paquete.

Otros pacientes, que prefirieron permanecer en el anonimato por temor a posibles represalias, indicaron que consiguieron que se les realizaran los trabajos, pero en pésimas condiciones.

La clínica se mudó en varias oportunidades de local, por lo que Miguel von Schocher y su esposa ya no pudieron acudir más para tratar de buscar una solución. El paciente afirma que cuenta con el contrato firmado con Dental Team en el que aparece la firma de Hugo Nelson Vera Ojeda como representante de la firma.

El caso más grave afectó a una paciente, quien pidió permanecer en el anonimato, y que asegura que los representantes de la empresa le obligaron a firmar un documento de clausura por el cual renunciaba a cualquier tipo de reclamo, estando bajo efectos de la anestesia y en pleno procedimiento para colocarle las coronas sobre el implante.

La denunciante relata que mientras se encontraba esperando el procedimiento, la dentista que continuaba con el trabajo iniciado por el odontólogo italiano, le amenazó con que no le pondría las coronas si no firmaba el documento. Hasta el momento gastó, afirma, unos US$ 10.000 para tratar de solucionar el trabajo mal hecho. “Firmé porque estaba cansada, yo salí corriendo del susto”, sentencia. Otro paciente habría pasado por una situación similar.

Acción judicial

Miguel von Schocher anunció que analizan la posibilidad de entablar acciones legales contra la compañía. Algunos de los pacientes cuentan con documentos que les respaldan, mientras que otros nunca recibieron el contrato firmado con los representantes de Dental Team.

Hugo Nelson Vera Ojeda, uno de los representantes de la Clínica Dental Team SA, dijo haberse sentido muy sorprendido por las acusaciones realizadas por un grupo de pacientes y afirmó que desde hace algún tiempo manejaban informaciones de que algunas personas buscarían perjudicarles inclusive penalmente.

“Esta es la forma en la que querían mancharnos, es por una cuestión de competencia”, manifestó en conversación con ABC Color, para luego agregar que este grupo de personas llegó a contactar con varios pacientes para tratar de crear una especie de “psicosis”. “La Clínica está funcionando normalmente, los pacientes están siendo atendidos normalmente, todos los pacientes tienen contrato de dos años”, manifestó por lo que asegura que la firma tiene todavía tiempo para cumplir con ellos.

Con respecto al dentista italiano, Vera Ojeda aseguró que el mismo nunca tuvo relación con la empresa. “De forma gratuita nos endilgan, estamos preparando las acciones legales”, puntualizó el representante del servicio odontológico. “Estamos documentados, por eso no tenemos ninguna preocupación”, aseveró. “Yo sé que había en la Clínica Gatti un italiano que atendía ahí en el lugar, pero no tenía relación alguna con nosotros”, dijo.

Vera Ojeda reconoció que Dental Team se mudó de su sitio de atención original, el Edificio Médico Gatti, para establecerse en la Clínica San Pablo, pero asegura que el cambio se debió a que el emplazamiento anterior quedaba de contramano a muchos de sus clientes y que varios inclusive reclamaron esa situación. “Fue por una cuestión de accesibilidad”, apostilló.

“Es un invento burdo de mala fe, más todavía porque el perjuicio es demasiado grave para una empresa médica como la nuestra”, agregó para luego continuar diciendo que la dentista que atiende a los pacientes es una profesional matriculada. “Hay una mala fe abierta. Quiero aclarar que en ningún momento esta clínica dejó de atender a ningún paciente”, insistió.

“Molesta que la gente perjudique tan alegremente a una empresa que está tratando de hacer un buen servicio. La estafa está muy bien configurada en el código penal y no corresponde a esta configuración”, dijo.

Con respecto a la mala calidad de los trabajos reclamada por parte de algunos pacientes, Vera Ojeda señaló que esa ya es “una cuestión subjetiva” y que “si es que no se está de acuerdo se cancela el contrato y punto”. Afirmó que en la empresa están abiertos a realizar cualquier tipo de pericia que se considere necesaria.

“La mala fe es abierta y lastimosamente vamos a tomar acciones legales contra estas personas”, apostilló para señalar seguidamente que cuentan con el historial de conversaciones de un grupo de WhatsApp en el que se “tramó” el accionar y que se consultará con los abogados para pedir un informe de los propietarios de los números señalados como un auxilio judicial.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD