Matar a un muerto a la conquista de los Platino

El próximo domingo 3 de octubre, Matar a un muerto buscará inscribir nuevamente el nombre de Paraguay en la historia de los Premios Platino del cine iberoamericano. Es que la película, escrita y dirigida por Hugo Giménez, representa a nuestro país con dos nominaciones: mejor ópera prima de ficción iberoamericana y mejor actor de reparto, por el trabajo de Jorge Román.

Éver Enciso y Aníbal Ortiz en una escena de  la película “Matar a un muerto”. La trama se centra en dos hombres dedicados a enterrar cadáveres, en forma clandestina, durante la dictadura.
Éver Enciso y Aníbal Ortiz en una escena de la película “Matar a un muerto”. La trama se centra en dos hombres dedicados a enterrar cadáveres, en forma clandestina, durante la dictadura.Archivo, ABC Color

Aprovechando el impulso que le ofrecerá esta gala, que se desarrollará en el Ifema Palacio Municipal de Madrid, España; este drama protagonizado por Éver Enciso y Aníbal Ortiz también prepara su retorno a las salas de cine de nuestro país, a partir del jueves 7 de octubre.

“Estar nominados en los Premios Platino nos llena de emoción. Tener la oportunidad de compartir con colegas de Iberoamérica, después de un año y medio tan complicado, sobre todo, es un motivo de celebración para todo el equipo. Estamos orgullosos de representar a Paraguay y al cine latinoamericano por esta película”, expresa la productora paraguaya Gabriela Sabaté.

Matar a un muerto es un largometraje para ser disfrutado en una sala de cine. “Así fue concebido y estamos felices de poder volver a los cines de todo el país”, indica.

La película tuvo su estreno en Paraguay el 5 de marzo de 2020 en vísperas de la pandemia y encabezó la taquilla local de aquel fin de semana. Sin embargo, el inicio de la cuarentena sanitaria ante el avance del covid-19 obligó a cerrar las salas de cine de todo el país apenas cinco días después.

Para el actor argentino jorge román, su nominación para los premios platino como mejor actor de reparto “no deja de ser una sorpresa” porque “había candidatos fuertes en la previa”. El intérprete comparte la categoría con el chileno Alfredo Castro por El príncipe, el mexicano Diego Boneta por Nuevo Orden, y el guatemalteco Julio Díaz por La llorona.

En tanto, en la categoría de mejor ópera prima de ficción iberoamericana la película paraguaya se enfrenta a la española Las niñas, la chilena Matar a Pinochet y la peruana Canción sin nombre.

Ansiedad creciente

“A medida que pasan los días estoy más ansioso. Ahora el 30 tenemos que estar viajando ya a Madrid para la gala. Y ya hay unos mensajes previos que aumentan la expectativa. Estoy contento y también me siento orgulloso de estar, de ser parte de este momento del cine paraguayo”, expresa Román, en una charla telefónica con ABC.

El actor, reconocido por interpretar al boxeador Carlos Monzón en la serie televisiva Monzón, compara el actual momento del cine paraguayo con su experiencia en Chile, en 2009, cuando filmó Ulises en el país trasandino.

“Yo en ese momento sentía que era el tiempo del despegue del cine chileno y también me sentía contento de ser parte. Es la misma sensación que tengo en esta coyuntura de Paraguay”, confiesa.

Destaca además el trabajo de Hugo Giménez y del equipo de producción, conformado por Gabriela Sabaté de Paraguay y Vanessa Ragone de Argentina, para el resultado de la película, que ya ha conquistado varios premios en festivales de Brasil, Uruguay e India.

“Al pensar en ópera prima uno puede proyectarse en algo que no genera muchas expectativas porque los ópera primistas por ahí cometen errores que después, cuando hacen su segunda o tercera película ya lo aprenden. En este caso, de la pluma y de la mano magistral de Hugo Giménez, parece una quinta película”, menciona el actor.

Si bien Giménez –destaca– ya tiene experiencia en la realización de documentales, “es otra cosa encontrarse con ficción y con los actores”.

Dictadura y fútbol

La trama de Matar a un muerto se sitúa en 1978, en plena dictadura de Alfredo Stroessner, mientras en Argentina se disputaba el Mundial de Fútbol. En un monte, dos hombres se dedican a enterrar cadáveres clandestinamente, hasta que entre el montón de muertos llega un hombre que aún está vivo. Los dos enterradores saben que tienen que matarlo, pero nunca asesinaron a nadie antes.

“Es una película profunda, necesaria, muy inteligentemente llevada a cabo”, afirma Román al resaltar su vínculo cercano con el contexto de la historia, ya que en 1978 estaba viviendo en su Formosa natal y su madre, Silvina, era paraguaya.

“Sentí como una presencia fuerte de mi mamá ahí, doña Silvina. Ella nació cerca de Alberdi y entonces todo era movilizador, por lo familiar y por la situación de la dictadura”, comenta con relación al rodaje.

También destaca las atenciones y la experiencia profesional durante las jornadas de grabación realizadas en la zona de Patiño, Areguá; así como el vínculo que formó con Éver Enciso y Aníbal Ortiz.

“Tuve todos los cuidados, las atenciones, el cariño, lo humano y lo profesional que yo necesitaba totalmente a mi disposición en ese rodaje”, apunta.

Cuando vino a Paraguay, el año pasado para el estreno de la película, también tuvo la oportunidad de visitar la ciudad de Coronel Oviedo, de donde es oriundo Aníbal Ortiz. “Me mimaron con chipa, sopa paraguaya, chipa guazu, mbeju”, comenta al recordar que gran parte de estas experiencias lo llevaron a revivir episodios de su infancia como las “siestas de guarania y polcas” que escuchaba su mamá en Formosa.

Embajadores hacia la mirada del mundo

Román subraya la necesidad de que las políticas públicas tengan en cuenta a las manifestaciones culturales, como lo es el cine. “Las realizaciones artísticas, el arte que engloba al cine, son embajadores hacia la mirada del mundo”.

Estas nominaciones –asegura– dan cuenta del talento que hay en Paraguay y que el público tiene que sentirse orgulloso de sus artistas.

“Señores de Paraguay, así como son aguerridos con el fútbol, también siéntanse felices y orgullosos del arte y la cultura que los representa. Esta es una película, en este caso, que requiere años de esfuerzo mancomunado que siempre están 50, 60, 100 o 200 personas alrededor o detrás de la escena y que no se ven en la pantalla”, explica.

Sabaté considera que el cine paraguayo “está en un momento importantísimo de crecimiento y de consolidación” y que cada película estrenada “abre el camino a actores, directores y productores. Además el INAP (Instituto Nacional del Audiovisual Paraguayo) será fundamental para terminar de consolidar el cine y el audiovisual nacional”, vaticina la productora, que recientemente terminó el rodaje de Una sola primavera, en la provincia argentina de Corrientes con varios actores paraguayos, y trabaja además en los nuevos proyectos de Paz Encina y Pablo Lamar.

Acerca de la gala

La ceremonia de entrega de los Premios Platino es el 3 de octubre en Madrid y tendrá como conductores al actor mexicano Luis Gerardo Méndez y la actriz colombo-española Juana Acosta. Entre las figuras que ya confirmaron su presencia están el mexicano Diego Luna, que recibirá el premio Platino de Honor; Daniela Vega, Maite Perroni, Jayro Bustamante, Javier Cámara, Paulina García, Álvaro Morte, Ester Expósito, Paco León, Dani Rovira, entre otros. En tanto, los números musicales estarán a cargo de Becky G, Carlos Baute y Juan Magan.

malonso@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.