Félix de Azara, el inspirador de Darwin

Doscientos años después el legado de Félix de Azara sigue siendo de vital importancia para la humanidad. Fue quien trazó uno de los primeros planos conocidos de Asunción y exploró la Provincia del Paraguay. Charles Darwin se inspiró en su labor y es considerado uno de los grandes sabios de la historia, aunque las más de las veces, olvidado...

Retrato de Félix de Azara, según Goya. Colección Ibercaja.
Retrato de Félix de Azara, según Goya. Colección Ibercaja.

El 19 de julio de 1794 desde Asunción escribía Félix de Azara al rey Carlos IV para solicitar su relevo y la autorización para regresar a España, luego de doce años de espera a los comisarios demarcadores portugueses, al respecto sostenía “…las penalidades de un destino tan remoto sean perpetuas sobre el mismo sujeto, que con los muchos trabajos ha quebrantado su salud en términos que no podrá desempeñar el objeto de su destino”.

Félix de Azara como comisario y jefe de la tercera Partida Demarcadora de Límites entre España y Portugal había llegado a América en 1783, desde entonces en la espera de los demarcadores portugueses, para establecer en el terreno los límites que se habían establecido en el Tratado de San Ildefonso (1777), se dedicó a recorrer la Provincia del Paraguay, y a recolectar especies de aves, remitiendo entre 600 y 700 ejemplares al Gabinete Real de Historia Natural en Madrid, además de levantado cartas y mapas.

Si bien su solicitud de regresar a Europa sería aceptada varios años después, su obligada permanencia en ese “destino tan remoto”, como él definió al Paraguay, le permitió realizar una extensa y detallada obra que fue una contribución de alta calidad a la ciencia de su época.

Magnífico aporte a la ciencia

La doctora Fátima Mereles –vicepresidenta de la Sociedad Científica del Paraguay– sostiene que el aporte de Azara a las Ciencias naturales fue magnifica, trabajó con determinados grupos de animales, realizó descripciones de mamíferos, reptiles y todo un libro sobre las aves del Paraguay, fue un pionero en describir al Paraguay Natural, evidentemente el valor de sus obras es altísimo para quienes desarrollan incluso hoy en día investigaciones en ciencias naturales.

Paul Smith, un destacado zoólogo, quien reside hace varios años en Paraguay, afirma que el aporte más relevante de Azara fue su libro titulado Apuntamientos para la historia natural de los pájaros del Paraguay y Río de la Plata (1802-1805), que constituye su magnus opus. Subraya Smith que hoy en día, con el conocimiento que tenemos, podemos identificar algunas descripciones de aves que no se podían identificar antes. Hoy pensamos que ahora se descubren nuevas especies, pero resulta que Azara ya las había descripto, como por ejemplo la Arenaria interpres o Micropygia schomburgkii.

Don Francisco Jordán Urries y Senante, descendiente de don Félix de Azara, al considerar el amplio y diverso aporte de Azara, demuestra su vigencia con el proyecto de rescate y revalorización de especies nativas del género rothschildia, o sea seda natural que es dirigido por la ingeniera Graciela Romero y apoyada por la Fundación Félix de Azara de Argentina.

Mereles destaca que Azara también describió el paisaje desde el punto de vista de la fauna, en donde están sus principales aportes que los realizó con mucho afán al tomar conciencia de que eran las primeras descripciones, que constituye un gran legado a todos los estudiosos de la Biología, y destaca la necesidad de que su obra científica azariana se difunda aún más entre los docentes de Ciencias Naturales de los diferentes niveles.

Cabe destacar que Charles Darwin, padre del evolucionismo, en sus obras cita en varias oportunidades los trabajos de Félix de Azara, quien indudablemente realizó con su tesonero trabajo un formidable aporte a diferentes disciplinas, siendo hasta hoy en día en muchas disciplinas de obligada referencia para iniciar estudios más contemporáneos.

Uno de los grandes sabios

En ese sentido Francisco Jordán considera a Félix de Azara como uno de los grandes sabios de la historia que no ha sido reconocido y se encuentra olvidado, y que pese al reconocimiento que recibió del propio Darwin, hasta ese hecho pasa desapercibido. Su labor como naturalista se destaca en su obra ornitológica, mastozoológica, así mismo realizó importantes aportes como biogeógrafo, cartógrafo, antropólogo.

El propio Félix en una carta al rey describió su trabajo en los siguientes términos: “También es fruto de sus tareas una Ornitología que en el día está muy aumentada, y ha enviado al Real Gabinete de seis a setecientos Pájaros: Para todo lo cual ha registrado muchos Archivos y Memorias, ha corrido millares de leguas, ha atravesado desiertos, ríos, pantanos y bosques con evidentes riesgos y toda clase de incomodidades y trabajos, gastando en ello su salud y muchos miles de pesos de su propio peculio...”.

Félix de Azara fue el claro ejemplo del ilustrado que extasiado con la naturaleza, se dedicó con ahínco a describirla con la mayor precisión posible, y por ello su legado aún permanece tras dos siglos de su fallecimiento.

Biografía

Félix de Azara nació el 18 de mayo de 1746 en Barbuñales, Reino de Aragón, hijo de don Alejandro de Azara y Locesrtales, Señor de Lizana y María de Perera. Su padre era un infanzón.

A los nueve años fue a estudiar a la Universidad de Huesca, Historia, Legislación y Filosofía. Siguió la carrera de las armas, y en 1765 ingresó a la Academia de Matemáticas de Barcelona, en la cual se formaban los futuros integrantes del Cuerpo de Ingenieros del Real Ejército.

En 1767 se graduó como Subteniente y fue destinado a diversas tareas. En la Campaña de Argel el 7 de julio de 1775 fue herido en combate.

En 1781 encontrándose en el puerto de San Sebastián recibió la instrucción de presentarse inmediatamente ante el Embajador español en Lisboa. Así lo cumplió en dicha ocasión se le entregaron las órdenes y se le comunicó que fue asimilado a Capitán de Navío, pues se consideró mejor que todos los demarcadores pertenecieran a la Real Armada.

Las Partidas Demarcadoras zarparon de Lisboa, el 19 de enero de 1782 y arribaron al Río de la Plata en mayo de ese mismo año.

Cabe señalar que de acuerdo con el tratado las actividades de las Expediciones debían concluir en cuatro meses. Azara volvió a España en 1801, tras esperar por casi dos décadas la presencia de los comisarios portugueses.

Falleció en Barbuñales el 20 de octubre de 1821.

Para agendar

El Seminario Internacional “Ciencia e Ilustración en el Paraguay: Bicentenario de Félix de Azara”, es organizado por la Sociedad Científica del Paraguay, a través de sus redes sociales, el 19 y 20 de octubre desde las 19:00. Participan investigadores de Paraguay, España, Brasil y Argentina y será inaugurado por al doctora Antonieta rojas de Arias, presidenta de la Sociedad Científica del Paraguay.

Más info: http://sociedadcientifica.org.py/

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.