“Sentaría un terrible precedente”

WASHINGTON (AFP). El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, descartó invocar la 25ª Enmienda de la Constitución para destituir al presidente Donald Trump tras la toma del Capitolio.

Mike Pence, vicepresidente.
Mike Pence, vicepresidente.Archivo, ABC Color

En una carta a la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, Pence declinó recurrir a este mecanismo, que autoriza al vicepresidente, con apoyo del gabinete, a apartar al presidente por considerarlo no apto para ejercer el cargo.

“No creo que ese curso de acción sea el mejor interés de nuestra nación o sea consistente con nuestra Constitución”, escribió Pence.

Bajo la Sección Cuatro de esa enmienda, el vicepresidente y la mayoría del Gabinete pueden declarar al presidente inhabilitado para dirigir el país.

Si el mandatario se opusiera a ello y no hubiera acuerdo, el Congreso dirimiría las diferencias.

Pence advirtió que usar esa enmienda, creada tras el asesinato del presidente John F. Kennedy en 1963 y en medio de la Guerra Fría para proteger al Gobierno en supuestos como enfermedad repentina del mandatario, “sentaría un terrible precedente”.

“Le insto a usted y todos los miembros del Congreso a evitar acciones que dividirían e inflamarían aún más las pasiones del momento”, agregó Pence.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD