Ramaphosa firma en plena campaña electoral una polémica ley de acceso a la sanidad

Johannesburgo, 15 may (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, firmó este miércoles el proyecto de Ley del polémico Seguro Nacional de Salud (NHI, en inglés), que busca garantizar la sanidad universal, en plena campaña por las elecciones de este 29 de mayo y tras recibir críticas de detractores y organismos médicos.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

"Es un hito en la búsqueda de una sociedad más justa en Sudáfrica", definió Ramaphosa ante la prensa minutos antes de la firma en los Union Buildings de Pretoria, sede del Gobierno sudafricano.

El mandatario, líder del gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) y favorito para las próximas elecciones generales, aseguró que la norma es un compromiso para erradicar las marcadas desigualdades en el acceso a la sanidad.

El NHI es un sistema de financiación sanitaria diseñado para reunir fondos que garanticen el acceso universal a servicios sanitarios asequibles, según el Gobierno.

El proyecto "da un paso audaz hacia una sociedad en la que ningún individuo deba soportar una carga financiera insostenible mientras busca atención médica", ahondó el presidente.

Ramaphosa aseguró que la actual prestación sanitaria en Sudáfrica es "insostenible e inaceptable".

Mientras el sector público enfrenta limitaciones presupuestarias, el privado es muy caro y no por ello da mejores resultados, sostuvo.

En su opinión, el NHI tiene el "reto" de revertir "la mala asignación de recursos que actualmente favorece el sector sanitario privado en detrimento de la sanidad pública".

Así, la nueva norma propone una colaboración entre los sectores público y privado para que "se complementen y refuercen mutuamente".

La oposición ha calificado la medida, aprobada a dos semanas de las elecciones generales, de "populista" y "electoralista".

La Alianza Democrática (DA) -mayor partido de la oposición- y la Junta de Financiadores Sanitarios (BHF, una organización de seguros médicos) han prometido emprender acciones legales para detener la aplicación de la ley.

"El CNA se ha dado cuenta por fin de que su mayoría absoluta será cosa del pasado en las elecciones del 29 de mayo (...). Desesperado, ha buscado cualquier palanca populista de la que pueda tirar con la esperanza de que mágicamente aumente su suerte terminal", afeó el líder de la DA, John Steenhuisen.

En su opinión, esta firma supone "jugar con la vida del pueblo sudafricano para obtener un beneficio político imaginario".

"Es difícil pensar en una maniobra más cínica y destructiva (...). Las consecuencias de esta estratagema populista reverberarán durante años", advirtió Steenhuisen, cuyo partido cree que ley acarreará grandes subidas de impuestos para financiar su aplicación.

Ramaphosa contestó este miércoles que el Parlamento tenía el "mandato electoral" de establecer un Seguro Nacional de Salud y así lo votó el pasado año.

Por su parte, la BHF impugnará algunos artículos de la norma ante los tribunales que reducen "el papel de los planes de asistencia médica, que son un activo nacional".

También la Asociación de Funcionarios Públicos (PSA) se mostró decepcionada por la firma del NHI "sin que se hayan abordado cuestiones críticas" y afirmó que no solucionará los problemas de la sanidad pública.

La Fundación del Mercado Libre (FMF) condenó las "motivaciones políticas" del NHI, lo calificó de "inasequible" e "incapaz de ofrecer mejores resultados sanitarios", y aseveró que infringirá "numerosos derechos constitucionales, incluido el derecho de los sudafricanos de acceder a la atención sanitaria que elijan".

Sin embargo, la Organización de Enfermería Democrática de Sudáfrica (DENOSA) y el Sindicato de Trabajadores de la Salud y Afines Indaba (HAITU) apoyaron la ley como medida para frenar la desigualdad.

De hecho, HAITU pidió la nacionalización de todos los hospitales y clínicas privados para apoyar el despliegue del NHI, que se implementará de forma paulatina.

El próximo 29 de mayo los sudafricanos votarán en unas elecciones generales en las que, por primera vez desde 1994, el CNA puede perder su mayoría absoluta, según los sondeos.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...