Aplazan de nuevo la construcción de fábrica de biocombustibles en Villeta

Para el segundo semestre de este año se pospuso el inicio de obras de la fábrica de biocombustibles de Omega Green, a instalarse en Villeta.

La proyección de lo que será la fábrica de biocombustibles, su construcción y funcionamiento generaría miles de empleos, dicen.
La proyección de lo que será la fábrica de biocombustibles, su construcción y funcionamiento generaría miles de empleos, dicen.Archivo, ABC Color

Mediante un comunicado, responsables de la instalación de la fábrica de biocombustibles “Omega Green” informaron del nuevo aplazamiento de las construcciones. Al anunciarse la inversión, a finales de 2019, el inicio de obras estaba planificado para julio de 2020 y luego debido a la pandemia, se reprogramó para el primer trimestre de este año. Ahora se volvió a posponer para el segundo semestre.

Se trata de una inversión de US$ 800 millones de la empresa ECB Group (de Brasil), cuyo presidente es Erasmo Battistella, quien destacó las ventajas competitivas de nuestro país para el funcionamiento de la fábrica en la ciudad de Villeta, a la vera del río Paraguay, cause que facilitará la exportación del producto.

La iniciativa ya cuenta con la venia para operar bajo el régimen de Zona Franca y se encuentran en proceso los trámites legales con las instituciones públicas, según lo reportado. Por otra parte, responsables de la inversión indicaron que la fábrica de biocombustibles que instalarán en Paraguay se diferenciará de la del vecino país por la planta de hidrógeno que incluirá, la primera en el hemisferio sur.

Inicialmente se había anunciado que para la obtención de ese elemento químico sería a partir de electrólisis (resultado de un proceso que se utiliza agua y gas). Sin embargo, debido a la alta demanda de energía de ese método y el impacto en el precio final del producto, se optó por aplicar una reforma de los gases, tecnología de la compañía Honeywell UOP.

Se explicó que la misma minimizará las emisiones de CO2 mediante el uso de gas licuado de petróleo (GLP) y nafta renovables, “entonces, desde la perspectiva del ciclo del carbono, las emisiones tienden a ser cercanas a cero o muy similares a las generadas por el proceso de electrólisis”, explicaron.

La planta producirá diesel renovable (HVO, en inglés) y kerosene de aviación renovable (SPK), combustibles que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. En cuanto a los mercados, llegarían a países signatarios del Acuerdo de París, como EE.UU., Canadá y miembros de la Unión Europea, en principio.