CDE: Imputan a dos guardias por “rescate” de presos

PRESIDENTE FRANCO. Por liberación de presos, la fiscala Denise Duarte imputó a los guardiacárceles Oscar Barreto y Antolín Palma, quienes viajaban a bordo del móvil atacado el martes por un grupo comando que “rescató” a balazos a dos internos del penal.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/G2CBGQ45ANFZVA3JZRAMUOXWVU.jpg

La fiscal al frente de la causa solicitó la prisión para los dos imputados. Recordemos que a consecuencia del “rescate”, perpetrado en el que se llevaron a dos reos, otros dos pudieron fugarse. Por su parte, el tercer custodio que estaba en el vehículo de la Penitenciaría Regional, William Portillo, fue desvinculado del proceso. Barreto llevaba un arma de juguete al momento del ataque.

Adriano Barreto Alvarenga, gardiacárcel desde hace 17 años, presentó una herida en el cuello, producida supuestamente de refilón, durante el tiroteo con los delincuentes. Sin embargo, la forense Ramona García, al inspeccionar la lesión, indicó que los rasgos no son similares a los que dejan los fragmentos de armas de grueso calibre. Además, el custodio tenía un antecedente por liberación de presos en el año 2005.

Igualmente, la fiscala explicó que tuvo en cuenta la pericia realizada por agentes de Criminalística al móvil de la Penitenciaría Regional. “Las trayectorias de los proyectiles señalan que nunca pidieron haber herido a Barreto. Los atacantes se cuidaron de disparar siempre hacia el vehículo, al aire y al suelo”, puntualizó la representante del Ministerio Público.

Tanto Barreto como quien conducía el móvil de la Penitenciaría, Antolín Milciades Palma, se abstuvieron de declarar, indicó Denise Duarte, quien al caer la tarde de este miércoles imputó a ambos guardiacárceles por los supuestos hechos punibles contra la administración de Justicia y liberación de presos; pidiendo prisión preventiva para ellos.

Según Duarte, la declaración del interventor de la Penitenciaría, Christian González, también fue importante. El director interino del penal dijo que los guardias no respetaron el protocolo para el traslado de internos. No pidieron custodia de efectivos policiales como se establece para el transporte de detenidos peligrosos y, además, Barreto no retiró de la institución el arma de fuego que debía portar. De hecho, según el Ministerio Público, al momento del ataque, el guardia llevaba un arma de juguete.

Respecto a William Portillo, la fiscala dispuso su libertad y desvinculación provisional de la causa. “Él declaró que, ni bien pudo, se tiró del vehículo y entró corriendo, desesperado, a una librería. No se contradijo en ningún momento y eso coincide con lo que señalan los testigos del hecho. Además el director de la cárcel confirmó que era la primera vez que él iba al Juzgado de Presidente Franco, por lo que no conocía el camino. Además, no tuvo ningún inconveniente en entregarme su celular y la contraseña. Colaboró sin problemas”, indicó Denise Duarte.

El ataque ocurrió el martes 19, alrededor de las 12:40, a la altura del kilómetro 3 de la avenida Monday de Presidente Franco, cuando cuatro internos retornaban del Juzgado franqueño a la cárcel. En la oportunidad, cuatro encapuchados fuertemente armados, a bordo de una camioneta interrumpieron el paso del vehículo de la Penitenciaría y, disparando contra el rodado, abrieron la puerta trasera, rescatando a dos presos y permitiendo que otros dos huyeran a pie. Los delincuentes abandonaron luego el rodado empleado por ellos y abordaron otro en la zona del área 5.

Según el jefe de Investigación de Delitos de la Policía, Juan Alonso, uno de los “rescatados” por el grupo comando fue Ovidio Ariel Fonseca Benítez, de 25 años, detenido en octubre del 2015, con tres antecedentes por robo agravado y uno por tenencia y comercialización de drogas, quien ya llegó a asaltar a policías en Presidente Franco. El otro “objetivo” de los delincuentes era, acorde a la Policía, Fabio Osmar Benítez, de 32 años, detenido en febrero del 2015, procesado por tentativa de homicidio doloso y robo agravado y con varios antecedentes por robo agravado.

Igualmente huyeron Lucio Casimiro Fariña Barreto, paraguayo, de 43 años, detenido el 15 de febrero de pasado por tentativa de homicidio doloso y robo agravado; y Carlos Antonio Pereira Arévalos, de 20 años, quien ingresó a la cárcel el 15 de agosto del 2015 por robo agravado. Este último ya había estado antes en prisión por el mismo delito, de junio del 2014 al 31 de marzo del 2015.