Ministro participa de feria agrícola y se reúne con productores

El ministro de Agricultura y Ganadería, Denis Lichi, visitó la feria de sandías realizada en esta ciudad. Igualmente, se reunió con autoridades y productores de la zona, planificando acciones a ser encaradas en el Ñeembucú.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/UM65Y3YWQZEZZNLK5I6DKS6IYI.jpg

El titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería, expresó su intención de trabajar coordinadamente con las intendencias, gobernación y demás instituciones.

El secretario de Estado dijo que desde el MAG no se impondrán los rubros a implementar. “Venimos a sumarnos a lo que ya están haciendo”, significó.

Resaltó que durante su gestión, en cada distrito seleccionaran al rubro estrella, que será respaldado desde el ministerio.

PUBLICIDAD

Explicó que por las características del Ñeembucú, se debe priorizar el autoconsumo, considerando que es difícil pensar en cultivos extensivos en una zona muy baja.

Resaltó que se tiene un gran potencial en la producción de miel de abeja y queso.

Indicó que en el caso del subproducto de la leche, se le debe dar un valor agregado, convirtiéndolo en queso gourmet. Dijo que con esta optimización el Ñeembucú se podría convertir en el gran proveedor a nivel nacional y ser valorado en el mercado capitalino.

Reiteró la necesidad de buscar un producto estrella y unir todos los esfuerzos en base al mismo. Con respecto a la miel de abeja, valoró la calidad del producto local y afirmó que se deben programar las acciones para certificar la misma como producto orgánico.

Señaló que están dadas las condiciones para lograrlo, considerando la calidad de la miel de la zona, que es libre de elementos contaminantes.

Respecto al desgastado suelo del Ñeembucú, explicó que es un problema nacional y que la institución cuenta con numerosos programas que serán implementados para mejorar sus condiciones.

Añadió que existen planes para fortalecer la producción de caña de azúcar, mandioca, banana, tomate, locote, cebolla y papa, entre otras opciones.

Apuntó a encontrar soluciones prácticas como la siembra directa, evitando la utilización del arado y el rastrón. Dijo que este sistema debe formar parte de la política del MAG y los gobiernos departamentales y locales.

Instó a no entregar arados y rastrones, ya que de esa manera se fomenta la degradación del suelo. “Pretendemos entregar sembradoras y cosechadoras para tecnificar la producción y no dañar más el ambiente”, subrayó el ministro.

Dijo que el objetivo del MAG es recuperar 10 mil hectáreas por año. Resaltó la importancia de la mecanización, recuperación y la conservación del suelo, fortaleciendo la educación para aprender a sembrar y alternar los rubros.

Añadió que hay muchas técnicas que se están implementando a nivel país, por productores de todos los niveles y que ellos dan testimonio de la importancia de estas prácticas, que mejoran considerablemente los resultados.

Con relación al cultivo del algodón, expresó que se evalúa un trabajo realizado con el apoyo del sector privado. Indicó que se ha comprado un kit para 15 mil hectáreas, y el sector privado ha sumado 5 mil.

Mencionó que a pesar de las lluvias se ha llegado a la siembra de unas 18 mil hectáreas.

Aseguró que para obtener buenos resultados con el otrora “oro blanco”, se debe optar por la siembra mecanizada. “En vez de 70 mil semillas, deben ser 200 mil semillas con sembradoras y realizar la cosecha con máquinas. Solo de esa manera se puede incrementar el cultivo”, sentenció el ministro.

 

Elvio Hermosa, presidente de Pequeños y Medianos Productores del Ñeembucú, solicitó el apoyo de las autoridades del MAG con la provisión de maquinarias agrícolas.

En la lista de pedidos enumeró 6 tractores agrícolas con sembradoras y abonadoras, 30 motocultivadores y 30 invernaderos. Igualmente solicitó la asistencia con el programa PRODER, y que el ministerio trabaje directamente con los productores y no con los políticos. “Pedimos la mecanización de la agricultura familiar, semillas para cubrir mil hectáreas de maíz, y simientes de poroto, maní y otras variedades para cubrir unas 300 hectáreas”.

Solicitó adicionalmente fertilizantes y cal agrícola para corregir la acidez del suelo. Reiteró que el suelo del Ñeembucú está muy degradado y requiere de un urgente programa de recuperación y conservación.

Significó que el MAG debe dar participación directa a los productores en los programas, quejándose de los intendentes. Dijo que los mismos trabajan de acuerdo a sus intereses, y no buscan soluciones a las reales necesidades de los labriegos.

Nery Quintana, productor de la zona, indicó que es imposible obtener buenos resultados sin mejorar la fertilidad del suelo.

Mencionó el caso de los tamberos, que deben producir el forraje necesario para alimentar a las lecheras para que la actividad sea rentable.

Subrayó la necesidad de la capacitación y el acompañamiento de los técnicos y no de los políticos. Exigió que los funcionarios del MAG cumplan con su rol, asesorando a todos los productores sin distinción.

Afirmó que se requiere de una política de Estado que brinde oportunidades, capacitación, créditos blandos y oportunos. Llamó a las autoridades a trabajar por el bienestar de todos y trabajar coordinadamente con los productores de la zona para llegar al anhelado desarrollo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD