Tráfico internacional de armas: megaoperativo simultáneo en tres países

La Senad informó acerca del inicio de la operación Dakovo, que se lleva a cabo de manera simultánea en Paraguay, Brasil y Estados Unidos. Se investiga un esquema de tráfico internacional de armas de procedencia europea para la distribución a facciones criminales del Brasil que utiliza como ruta nuestro país. Una de las intervenciones se lleva a cabo en la Dimabel y adelantan órdenes de detención contra varios militares de alto rango.

Agentes policiales, fiscales y antinarcóticos intervienen en la Dimabel, en el marco de un operativo contra el tráfico internacional de armas.
Agentes policiales, fiscales y antinarcóticos intervienen en la Dimabel, en el marco de un operativo contra el tráfico internacional de armas.Gentileza, Senad

Cargando...

Tras más de un año de investigación conjunta entre la Secretaría Nacional Antidrogas y el Ministerio Público de Paraguay, la Policía Federal de Brasil y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, hoy se dio inicio a una operación que busca desarticular un gran esquema de tráfico internacional de armas de procedencia europea a Paraguay para su posterior distribución a las facciones criminales peligrosas del Brasil.

Los operativos se desarrollan en estos momentos en los siguientes puntos:

  • 20 allanamientos en Paraguay (Central y Alto Paraná)
  • 20 allanamientos en Brasil, en 6 estados
  • 1 allanamiento en Kansas, Estados Unidos

Intervención en la Dimabel, a un proveedor del Estado y una exmodelo

En el centro de la investigación se encuentra la empresa International Auto Supply (IAS), que se encuentra asentada en Asunción, cuyo presidente es Diego Dirisio, de nacionalidad argentina. Junto a su pareja, la exmodelo Julieta Nardi, serían los líderes de la estructura criminal. También figuran como objetivo de captura varios de sus colaboradores y vendedores.

Por otro lado, se desarrolla una intervención en sede central de la Dirección Nacional de Materiales Bélicos (Dimabel) en Asunción. En ese sentido, varios militares, algunos de alto rango, forman parte de la lista de personas a ser detenidas.

Según el informe brindado por las autoridades, la investigación llevada a cabo por casi dos años logró determinar la activa participación de los uniformados en la autorización irregular para la importación de armas, alteraciones documentales para ajustar a la Ley de Armas e incluso autorizaciones para las ventas irregulares a cambio de grandes sumas de dinero por parte de la empresa en cuestión, entre otras maniobras más.

Así también, se realizan intervenciones en varias viviendas y supuestos locales de “caza y pesca”, tanto en Asunción como en Ciudad del Este.

Según los datos disponibles en Contrataciones Públicas, IAS llegó a ser proveedora del Estado y fue adjudicada para vender un arasenal por valor de G. 11.000 millones.

Así traficaban las armas

En términos generales, la mencionada empresa, mediante sus conexiones con Dimabel, lograba importar armas procedentes de Croacia, Eslovenia y República Checa. Las armas recibían rápidas autorizaciones para la importación y posterior venta.

Posteriormente, los lotes de armamento eran adquiridos por intermediarios con conexiones directas con facciones criminales en todo el Brasil. Para justificar las supuestas transacciones se simulaban pequeñas ventas de dos o tres armas a gente que no tenía capacidad financiera, como empleados, jornaleros o estudiantes.

En algunos casos, los involucrados recibían pequeñas sumas de dinero por acceder a la maniobra y en otros eran utilizadas sus identidades sin consentimiento.

Habrían traficado más de 25.000 armas

Antes del envío al Brasil, en Paraguay se borraban los números de serie de las armas para evitar el rastreo y la trazabilidad. Desde el año 2012, la empresa International Auto Supply (IAS) ya importó 25.000 armas que supuestamente fueron vendidas en nuestro país; sin embargo, fueron a parar a los grupos de crimen organizado en Brasil y toda la frontera.

De manera a que los pagos no sean rastreados, la estructura criminal hacía uso de “doleiros” que operaban interconectados entre Paraguay y Estados Unidos. Los mismos “pulverizaban” grandes sumas de dinero en pequeñas transacciones inferiores a 5.000 dólares en diferentes cuentas, que finalmente volvían a agruparse para realizar los pagos desde Estados Unidos.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...