Ynambu Kogoe

Especie número 32 del manuscrito y 331 de los Apuntamientos, con la denominación de Ynambu-Coqueé y de Ynambu listado, respectivamente. Sobre su nombre común en guaraní anotó Félix de Azara en su manuscrito: “Perdiz chacarera es la traducción que dan al nombre de esta ave”. En sus Apuntamientos, sin embargo, refirió: “No sé que tenga nombre, y se lo he dado alusivo a su color”.

Estampa Iluminada número 828 de Martinet, ilustra al Crypturellus variegatus con la denominación de Tinamou varié de Cayenne. Si resultó complicado conseguir una imagen de las dos perdices anteriores, la del Ynambu Kogoe (Crypturellus undulatus) fue imposible, lo que indicaría que sería otra de las especias amenazadas (a pesar de no figurar oficialmente como tal).
Estampa Iluminada número 828 de Martinet, ilustra al Crypturellus variegatus con la denominación de Tinamou varié de Cayenne. Si resultó complicado conseguir una imagen de las dos perdices anteriores, la del Ynambu Kogoe (Crypturellus undulatus) fue imposible, lo que indicaría que sería otra de las especias amenazadas (a pesar de no figurar oficialmente como tal).

Para Gatti (Enciclopedia) y Bertoni (Vocabulario) la denominación común de esta ave en guaraní es Inambú-pará.

Al igual que la anterior, al momento de redactar su manuscrito, Azara solo tuvo el individuo que describió, y halló también en la huerta del capitán de la Rosa en Curuguaty; de acuerdo con lo asentado en sus Apuntamientos, llegó a ver ocho idénticos, “todos en los 24 grados”.

Nomenclatura

Sonnini, luego de señalar que Azara estaba equivocado al equiparar su Ynambu listado con el Tinamou varié (Tinamus variegatus [Crypturellus variegatus]) de Buffon, concluyó que esta especie era nueva.

Indicó, además, que para dar sustento a sus conclusiones Azara había empleado su lógica ordinaria, es decir, la de considerar como errores los caracteres y costumbres que Buffon indicaba del ave en sus descripciones, siempre que ellos no estuvieren conformes con los que él había observado; pero que, en este caso, se trataba de especies bien diferentes.

En efecto dijo Azara -en sus Apuntamientos- que Buffon le daba el nombre de Tinamou varié por lo varío de su vestido, aunque “en Cayena le denominan perdiz pintada con impropiedad, porque no es sino listada o rayada”, y -luego de transcribir la descripción de Buffon- concluyó:

“no hay duda que habla del listado, aunque con algún descuido, de que proceden las diferencias que se advierten en el cotejo de las descripciones. La estampa 828 no le marca sino nueve pulgadas, es mala, y más propia para un ypacahá, que de un ynambú”.

La mencionada estampa de Martinet ilustra al Crypturellus variegatus, con la denominación de Tinamou varié de Cayenne.

Como pasó con el Ynambu apeku’a fue también Temminck quien identificó al Ynambu kogoe, con el nombre de Tinamou rayé o Tinamus undulatus [Crypturellus undulatus], a partir del Ynambu listado de Azara (1815, Hist. Nat. Pigeons Gallinaces, 3, 582, 751).

Temminck mencionó, en su Histoire naturelle generale des pigeons et des gallinaces, que sabía de esta especie solo a partir de la descripción de Azara, pues nunca la había visto en la naturaleza, y que esta era una de las pocas que incluía en dicha obra sin haberse asegurado, por sus propias observaciones, de las diferencias que la distinguiesen de sus congéneres, por lo que la consideraba dudosa.

En este caso Temminck, para establecer la nomenclatura de esta especie, recurrió a la palabra latina undulatus, o con manchas en forma de ondas, respetando así el nombre que le asignó Azara, el que a su vez obedece a la siguiente particularidad del Ynambu kogoe -consignada en los Apuntamientos-:

“El resto de la cabeza y todo el cuello a listones al través obscuros y acanelados. Bajo del cuerpo y los costados de un blanco pálido o amarillazo; y las plumas que abrigan el muslo y pierna redondas con un ribete blanco acanelado, y el resto a festones paralelos al ribete del color de este y negros”.

Costumbres

De las de esta ave, comparándolas con las del Ynambu apeky’a, nos dice Azara en el manuscrito:

“siempre hallé esta ave echada o sentada con el tarso plegado, y pecho en tierra, como a la anterior, pero con la diferencia que aquella estaba siempre al abrigo de la pared o de alguna plantita, y estas las más veces bajo de una tabla que había en un corredor. La apeqyá aún hostigada no se movía y está, apenas me acercaba, echaba a correr precipitadamente sin parar, de modo que la he graduado por ave muy arisca. Tampoco estando echada presentaba siempre la cola como el apeqyá, aunque tiene igual costumbre de levantarla en forma circular, de modo que sobresale mucho más que la cabeza. Su cuerpo es más arredondado que el del apeqyá, y cuando anda o corre lleva la cabeza alta, el cuerpo elevado por delante, y baja la que parece cola y no lo es; corre mucho, me aseguran que no van en bandas sino a pares, que pone cuatro o seis huevos en el suelo casi sin nido, que no sube a los árboles, que vuela poco, que sus hijos siguen inmediatamente a la madre, y come semillas, avena, y barrero”.

En sus Apuntamientos agregó que, según le manifestaron, habita solo los bosques muy grandes y que sus huevos son “morados lustrosos”.

Caracteres

Azara omitió los siguientes caracteres del Kogoe en sus Apuntamientos:

- Pico: recto hasta los dos tercios, de allí a la punta algo corvo, y no puntiagudo. Las ventanas de las narices son elípticas, y están en la mitad de su longitud. La parte superior, hasta la narices, es plana; los otros dos planos terminan en los costados de la mitad superior, y los ángulos entre estos planos son oscuros. Sobre los ángulos de las narices termina dicho plano superior con una canaleta o ranura circular convexa hacia la cabeza; la referida ranura, pasando sobre las narices, continúa notablemente hasta la punta del pico. Los labios o bordas del pico sin pluma, y sobre ellos tiene otras ranuras que terminan debajo de las narices. La mitad inferior del pico de igual longitud al superior y el todo de él es azul sucio. La base del pico tiene plumitas que saliendo hacia adelante forman una entradita aguda en la cabeza;

- Ojos: negros, iris canela; el lagrimal forma un ángulo agudo y, en el ángulo exterior del ojo, es circular. Los párpados son blanquizcos con plumitas muy chicas;

- Cabeza: tiene las orejas circulares, del tamaño del ojo -lo mismo que el Apeky’a-, cubiertas de plumitas pardas;

- Cuerpo: el cuello y el pecho son de plumas finas, de barba suelta, compuestas de fajitas alternadas de igual anchura y transversales;

- Pie: con escamas transversales; las articulaciones de los dedos apenas se conocen, aun doblándolas. El tarso desnudo, inclusa la unión a la pierna, y toda ella y los pies de color de cobre. El dedo posterior es con uña colocado alto, que no puede sentarlo en el suelo; tiene tres dedos anteriores, como el apeky’a.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05